Público
Público

Sánchez Acera intenta quitarse la etiqueta de rubalcabista

La rival de Tomás Gómez por el liderazgo del PSM niega la "designación" de Ferraz // Aboga por un partido "habitable, que sume dentro y fuera"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pilar Sánchez Acera no busca negar su pasado político, ni esconder o tamizar su apoyo a Alfredo Pérez Rubalcaba en el 38º Congreso Federal, pero sí desprenderse de la chaqueta de rubalcabista.

Y en ello se empleó ayer sábado, en la presentación oficial de su candidatura para disputar el liderazgo del Partido Socialista de Madrid (PSM) a Tomás Gómez en el congreso regional que se celebrará del 2 al 4 de marzo. Candidatura anticipada por Público. “He tomado la decisión y están detrás de mí muchos compañeros. No veo ninguna designación de nadie. Aquí no hay más que candidatos madrileños, tanto Tomás como yo. Mi trayectoria está aquí en Madrid”. Sí reconoció que concurrió en el congresillo de enero como número dos de la lista de delegados del PSM al cónclave de Sevilla, que encabezaba Jaime Lissavetzky y que apoyaba a Rubalcaba, pero rechazó la tutela de Ferraz: “Soy una militante que compartí el sentir mayoritario del partido, pero mi paso adelante ahora responde a una exclusiva respuesta de los socialistas de Madrid, no hay nada más”.

Los críticos insisten en que el 'mar de fondo' contra Gómez venía de antes de la pelea en el federal

En el acto, de hecho, se procuró borrar toda huella federal: no acudieron ni Lissavetzky ni Simancas, ambos ex secretarios generales del PSM y hoy en la ejecutiva de Rubalcaba, ni otros dirigentes que habían circulado como posibles rivales de Gómez, como Pedro Sánchez o Valeriano Gómez. Sí la arroparon quienes la han aupado a la candidatura, como el guerrista José Cepeda, los exalcaldes de Getafe, Leganés y Villalba –Pedro Castro, Rafael Gómez Montoya y José Pablo González– o la número dos de Lissavetzky en el Ayuntamiento de Madrid, Ruth Porta. Sus colaboradores subrayaban ayer que, aunque en el congreso federal apoyaran a Rubalcaba frente a Carme Chacón, el “mar de fondo contra Gómez” y el descontento con su forma de gobernar, en el que toda crítica es “ahogada”, ya venía de mucho antes. 'Queremos un partido en el que se pueda respirar, en el que no se disuelvan agrupaciones por el hecho de ser contrarias a la línea de Tomás, o en el que no se tolere la crítica', abundaban. 

A situar la promoción de Acera como una operación “genuinamente madrileña” contribuye, alegaban, su recorrido vital y político: larga militancia en el PSM, ex teniente de alcalde en Alcobendas, miembro de la primera ejecutiva de Gómez y diputada regional de 2007 a 2011. Además, es una persona 'joven, que reúne los valores tradicionales del socialismo madrileño, con experiencia dilatada en la gestión pública', y cuyo proyecto está 'en sintonía con los resultados del congreso federal', enfatizó Robles, quien ejerció este sábado de maestro de ceremonias del acto. 

Sánchez Acera acentuó que le separan de su rival no tanto diferencias ideológicas –“Los valores son los mismos”, asumió–, sino el modo de entender el PSM. “Queremos un partido habitable, que sume dentro y fuera, abierto. Queremos cambiar el partido porque queremos ganar en Madrid. Todos cabemos”.

Se le preguntó por una de las contiendas orgánicas presentes en el congreso de Sevilla, defendida por Gómez: la elección del secretario general por toda la militancia, no sólo por los delegados. La candidata explicó que ese punto se debatirá en la conferencia de organización federal convocada para junio, tal como planteó el equipo de Rubalcaba. “Mi criterio es que cuanto más participe la militancia, mejor. Me abstuve [en el cónclave de Sevilla] porque me pareció razonable que se discuta tranquilamente entonces, pero que digan su voto también los demás”, añadió a Público. En el equipo del líder del PSM señalaron que Gómez sí estaba en el plenario cuando esa iniciativa suya se discutió, y que “sí votó a favor”.

Acera concurre por tres razones, dijo. Uno, “responsabilidad”, porque sólo habrá “éxito” si hay “un partido fuerte, unido, con un discurso conocido, reconocible y compartido, basado en un proyecto claro y definido”. Dos, con “respeto democrático” a Gómez y al resultado del congreso regional. Y tres, porque dispone de un “proyecto para cambiar y ganar Madrid” que, sin embargo, no dibujó en detalle: empleo, defensa de los servicios públicos, “blindaje” de las políticas del bienestar, “más y mejor democracia”, rechazo del copago, lucha contra las “políticas neoliberales de Esperanza Aguirre”, la “mayor amenaza a los derechos ciudadanos”. En suma, una “oposición útil”. ¿Y no es un hándicap que, si es elegida líder, no tenga escaño en la Asamblea de Madrid, para poder enfrentarse directamente a Aguirre? 'No, no lo fue para Tomás [de 2007 a 2011 tampoco era diputado], no lo será para mí'. 

El círculo de Gómez sigue viendo 'la mano de Rubalcaba' en la elección de la candidata

Gómez, en un acto en Fuenlabrada, pidió “unidad” y respaldo para quien salga elegido líder. Su entorno volvió a condenar la “coalición de las antiguas familias del PSM” contra el secretario general, y que ha dado como resultado la elección de Sánchez Acera 'en una comida el viernes en Madrid, y por una treintena de dirigentes, no por las bases'. La “mano de Rubalcaba” se ve, censuraron, por mucho que se trate de una “injerencia de Ferraz con minúsculas, ya que se trata de una candidata de perfil bajo”. 'Nadie se puede creer que se haya improvisado su candidatura. Y es desconocida, pero no nueva. Pilar ha estado relacionada con todos los movimientos de los críticos: a favor de Trinidad Jiménez, contra Tomás en la Asamblea, a favor de Rubalcaba en el congresillo...', esgrimía un dirigente muy cercano al líder. Otro próximo a Gómez situaba la pelea como un 'pulso entre Rubalcaba y Tomás con Pilar como chivo expiatorio'. 'No entiendo que Alfredo quiera competir en Madrid y se exponga aquí a su primera derrota orgánica. Y si presentan a una candidata para perder, ¿se plantean seguir siendo la alternativa a Tomás los próximos cuatro años? ¿Será Pilar su candidata a las primarias?'. Otra miembro de la ejecutiva incidía en que Gómez representa un 'proyecto político potente y sólido, muy anclado en la izquierda'.

En el equipo de Sánchez Acera remacharon este sábado que en estas dos semanas irán presentando sus propuestas de cambio para el PSM. Unas, relacionadas con la vida interna del partido –no acumulación de cargos, transparencia...– y otras más de carácter externo. 'Pongamos que hablamos de Madrid –glosó Robles, parafraseando la canción de Joaquín Sabina–. Es el mejor mensaje que podemos mandar a los militantes. Toca hablar de Madrid. De la necesidad de cambio y convivencia, desde la unidad y la firmeza, de un PSM fuerte, unido, abierto y habitable'.


En las dos semanas que quedan para el congreso regional, Sánchez Acera protagonizará múltiples actos con los cerca de mil delegados y también encuentros sectoriales.

La candidata prometió ser la “expresión de un consenso colectivo intergeneracional”. Un espíritu que quiere reflejar en su equipo de campaña. No está conformado del todo, pero se da por seguro que podrían sumarse Daniel Viondi, José Vicente Espino, Félix García Lausín, Isabel Aymerich (que este sábado amadrinó con Robles el acto y que fue directora de Gabinete del ya exministro de Educación Ángel Gabilondo), Pedro Castro, Manuel Robles, Ramón Silva o Modesto Nolla. También estará cerca de la candidata su hermano, Rafael Sánchez Acera, secretario general de la agrupación de Alcobendas. Y aunque la aspirante se ve como “ganadora”, los suyos creen que su peso ahora es del 45%, frente al 55% de Gómez.

Los alineados con el secretario general discrepan algo con los números: atribuyen a Gómez 'cerca del 60%', por el 40% que otorgan a su oponente. 'Es muy difícil mover ya nada en este congreso porque los delegados ya estaban elegidos antes de que emergiera Pilar', sostiene un tomasista. En el flanco opuesto esperan lo contrario, que al haber elegido a una candidata 'de Madrid, y no del federal', concite más apoyos de aquí al cónclave.