Público
Público

Sanidad: un blindaje contra las privatizaciones

El sistema es bueno, es sostenible y nada justifica que sufra ningún recorte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es 'la joya de la corona', dijeron, y por eso los socialistas se conjuraron contra cualquier tentación de malvenderla. El PSOE reivindicó su firma en el sistema sanitario público nacido en esencia bajo el mandato de Felipe González y universalizado sin excepciones con Zapatero y consagró el arranque de su segunda jornada de debate a este capítulo como forma de remarcar la relevancia que le otorgan.

'El sistema es bueno, puede ser mejor, es sostenible y nada justifica que sufra ningún recorte', resumió uno de los intervinientes en el foro de análisis donde el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubal-caba, materializó su propuesta de financiación sanitaria.

Rubalcaba anunció su intención de blindar el sistema público con 2.000 millones de euros adicionales frente a la amenaza conservadora del copago y las privatizaciones. ¿Cómo? La fórmula pasa por obtener esos 2.000 millones extra por una triple vía. El grueso mil millones lo aportaría un incremento del 10% en los impuestos que gravan alcohol exceptuando vinos y cervezas y tabaco. Las enfermedades asociadas a estos dos consumos cuestan al sistema sanitario una décima parte de su presupuesto, razón que refuerza esta idea, según el candidato.

Además, Rubalcaba abogó por suprimir las desgravaciones fiscales que benefician a la sanidad privada en los seguros laborales. Esta iniciativa reportaría a la caja pública más de 300 millones de euros.

El tercer capítulo de ingresos otros 700 millones se lograría mejorando la gestión de cobros del sistema público de salud a terceros, como son aseguradoras, mutuas o pacientes extranjeros de paso en España. La suma de 2.000 millones de euros que Rubalcaba prevé recaudar con esta fórmula equivale, según señaló, al importe total del déficit sanitario previsto para 2012.

Con iniciativas como esta,los socialistas se esforzaron ayer en reivindicar marcas tradicionales de credibilidad la palabra fue invocada en no pocas ocasiones en su mensaje electoral. La oferta de Rubalcaba en materia sanitaria es un ejemplo, adujeron, de cómo explorar en caladeros donde la marca PSOE 'ha llevado históricamente la iniciativa', explicaba después la dirección del partido .

Por ese motivo, sanidad, educación y políticas de bienestar lo que el PSOE denomina política de igualdad de oportunidades acapararon buena parte del debate de contenidos de la Conferencia, en una suerte de intento colectivo de luchar contra la crisis como coartada que todo lo justifica.

Hubo ejemplos concretos, como la ofensiva de la derecha 'para desacreditar la preeminencia de lo público y recortar las conquistas sociales de todos los españoles', que apuntó el exconsejero de Sanidad de Castilla-La Mancha Fernando Lamata, tomando como referencia la deriva impuesta por María Dolores de Cospedal al frente de este territorio, ahora bajo el mando del PP.

Buena parte de las enmiendas presentadas al texto que recoge el análisis marco del PSOE contenían denuncias de este tipo contra el dogma neoliberal que golpea los pilares del bienestar: el sistema no se puede sostener, luego hay que desmontarlo o deberán pagarlo sus usuarios (copago). El PSOE abrazó la propuesta de Rubalcaba como un ejemplo de que hay un camino alternativo al 'discurso monocorde de los recortes' que preconiza la derecha, como señaló un dirigente territorial del PSOE al dar por buena la iniciativa del candidato.

'El proyecto no es un blablablá, ni un depende [en alusión al acuñado por Rajoy], ni una ambigüedad, sino que se concreta con medidas', destacó al hilo del ideario social del PSOE el presidente andaluz, José Antonio Griñán.

'El PP dice lo que la gente quiere oír, pero, cuando gobierna, hace lo que la gente no quiere que haga', advirtió el también presidente de esta Conferencia Política socialista, incorporando al debate el acento crítico que evitó Rubalcaba, aplicado en el esfuerzo de mostrar su vis más propositiva.