Público
Público

Sanidad prevé 400.000 fumadores menos este año

Hasta 2020 la norma podría evitar unas 10.000 muertes, según un informe. Uno de cada tres fumadores ya ha reducido su consumo 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres meses después de que el pasado 2 de enero entrara en vigor la Ley Antitabaco, la polémica ha dejado paso a datos objetivos que reflejan el impacto real de la norma. Y estos datos ponen de relieve, en primer lugar, que la ley goza de un elevado grado de cumplimiento; y en segundo, que las previsiones apocalípticas sobre su impacto económico en la hostelería no se han cumplido.

En cuanto a su objetivo último, la protección de la salud, el Ministerio de Sanidad prevé que gracias a la norma dejen el tabaco como mínimo 400.000 fumadores en este año, cifra que podría elevarse hasta los 2,5 millones [en España fuman más de 10 millones de personas] en el conjunto de la próxima década.

Desde que entró en vigor la ley se han registrado medio millar de denuncias

En un informe elaborado por la Dirección de Salud Pública en el que también ha participado el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, se estima también que gracias a la ley, que erradica el humo de bares y restaurantes, se evitarán 10.000 muertes prematuras y 500.000 casos de enfermedades en los próximos diez años. El documento, que recoge estimaciones realizadas a partir de estudios sobre lo ocurrido en otros países, señala igualmente que los hospitales españoles registrarán entre 5.400 y 7.560 ingresos menos al año por cardiopatía isquémica. Asimismo, habrá entre 1.240 y 3.240 ingresos hospitalarios menos por infarto agudo de miocardio, y entre 720 y 1.080 menos por asma.

Por otro lado, el informe destaca que la contaminación por partículas finas (de menos de 2,5 micrómetros) se ha reducido un 86% en los establecimientos de hostelería con la entrada en vigor de la norma, pasando de 170 a 25,5 microgramos por metro cúbico.

Pese a las buenas perspectivas en materia de salud, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, hacía ayer un llamamiento a la prudencia, ya que aún ha pasado poco tiempo desde la implantación de la Ley, que en cualquier caso supone 'un gran avance'.

Los malos augurios sobre el impacto en la hostelería no se han cumplido

En lo que se refiere al cumplimiento, Martínez Olmos reconoce estar muy satisfecho con la acogida que ha tenido la ley por parte de la población y destaca el 'civismo' con el que fumadores, no fumadores y hosteleros están asumiendo el contenido de la norma. De hecho, tres meses después sólo hay registradas medio millar de denuncias en toda España y la propia Federación Española de Hostelería señalaba ayer que los incumplimientos han sido 'anecdóticos' en el sector.

La percepción subjetiva de que la ley está siendo bien aceptada ha quedado confirmada gracias a una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) a partir de 1.562 entrevistas realizadas a través de internet a un panel representativo de la población española, entre los que hay un 35% de no fumadores, un 34% de exfumadores y un 31% de fumadores.

Tres de cada diez fumadores consumen menos tabaco con las nuevas restricciones

La encuesta, que será presentada oficialmente en los próximos días, concluye que el 63,7% de la población está de acuerdo con la ley, frente al 36,3% que está algo o totalmente en desacuerdo.

Es llamativo también que el 27% de los fumadores valoren la nueva regulación y que el 29,6% de este colectivo afirme que fuma menos que antes de la ley, lo que revela que la normativa está cumpliento uno de sus primeros objetivos. Los datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos confirman esta realidad, ya que en enero se vendieron un 30% menos de cigarrillos que en 2010.

El acuerdo con la ley, que es más elevado entre personas con un mayor nivel de estudios y más bajo entre la población de más edad, presenta también diferencias notables entre comunidades. Así, los niveles más altos de aprobación se dan en el País Vasco (el 73% de la población está de acuerdo con la ley), Castilla y León (72%), Madrid (69%) y Catalunya (66%), mientras que la aceptación de la norma es menor en Castilla-La Mancha (55%), Andalucía (59%), Aragón (59%) y Murcia (60%).

Sobre si se respeta la ley, la inmensa mayoría de los encuestados (98%) cree que la regulación se cumple en restaurantes y bares, mientras que esta percepción es menor en bares de copas (82%) y discotecas (76%). La ley se cumple peor en parques infantiles (56%) y en el entorno de los hospitales (54%).

La encuesta también revela que, si bien una mayoría de fumadores (el 64%) acude menos a los bares que antes (aunque uno de cada tres sigue yendo igual), ocurre lo contrario con los exfumadores y los no fumadores, que además representan una población más amplia. También es curioso comprobar que el 29% de los fumadores permanece ahora en los locales el mismo o más tiempo que antes.

En general, el 74,9% de la población está el mismo o tiempo o más en los bares y restaurantes que antes de la implantación de la Ley Antitabaco, lo que desmonta otro de los argumentos que empleó el sector para rechazar la ley.

La otra gran amenaza, la reducción de los puestos de trabajo, no se ha materializado, ya que se ha registrado incluso cierto aumento atendiendo a los últimos datos elaborados por la Seguridad Social. Según recuerda el informe de Sanidad, en términos interanuales el sector registró en enero un repunte del empleo del 1,05%, con 9.187 nuevos afiliados, que se reprodujo en febrero, con 5.780 nuevos afiliados que supusieron un aumento del 0,48%.

Donde sí se ha dado un leve descenso, que para Martínez Olmos se puede considerar 'lógico', es en el consumo en bares y restaurantes, que cayó en un 2,1% en enero. No obstante, Guerra indica que el consumo ya podría estar recuperándose gracias al incremento del turismo registrado desde febrero. 'Ha habido una suavización del impacto negativo de la ley', admite Guerra, que afirma que la merma de ingresos ha afectado sobre todo a los pequeños establecimientos y negocios familiares. 'Habrá que ver si la recuperación del turismo compensa todas las dificultades que estamos viendohasta ahora', concluye.