Público
Público

Sanidad pública El sindicato médico denuncia por malversación al gerente y al exgerente del hospital de la Xunta en Pontevedra

El CESM considera que despilfarraron más de 300.000 euros al externalizar el servicio de Comunicación del hospital, que ya contaba con un trabajador en plantilla asignado a esas funciones y que ahora dirige la empresa de una periodista que trabajó para altos cargos del PP.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Complejo Hospitalario de Pontevedra, conocido también como Hospital de Montecelo.

La delegación gallega de la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM) ha denunciado ante la justicia al gerente y al exgerente del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra (CHOP) al considerar que incurrieron en un delito de malversación de dinero público al duplicar los servicios de Comunicación del hospital, contratándolos con empresas externas a las que habrían abonado más de 300.000 euros. El sindicato denuncia además que la contratación de una de esas compañías –la que en la actualidad sigue gestionando las relaciones del centro con los medios- “obedece a un trato de favor a una persona afín” al Partido Popular, ya que el hospital contaba con un funcionario en plantilla encargado de las relaciones con los medios.

Tal y como publicó este diario el pasado 1 de abril, el hospital de Pontevedra, dependiente del Servicio Galego de Saúde (Sergas), decidió en el año 2009 encargar su comunicación externa a la firma Tekla, a pesar de que el centro ya contaba con un responsable de prensa en plantilla y con plaza en propiedad en el Sergas con categoría de técnico del grupo A. El contrato ascendía a 67.048 euros anuales, y la empleada de Tekla que asumió las funciones de nueva jefa de Prensa fue María Sara Lago Arango, quien había desempeñado ese mismo cargo para Alejandro Millán Mon, exsubdelegado del Gobierno en Pontevedra entre 1996 y el 2004 y hermano de Alejandro Millán Mon, a su vez eurodiputado y cuñado de Mariano Rajoy.

El encargo, tramitado mediante el procedimiento negociado –es decir sin concurso público-, se hizo pocos meses después de que Alberto Núñez Feijóo llegara a la Presidencia de la Xunta en abril del 2009 y nombrara gerente del centro al exconselleiro de Sanidade de Manuel Fraga José Manuel González Álvarez. Éste renovó el contrato con Tekla en el 2013 por 36.140,28 euros, y en el 2014 se lo adjudicó, de nuevo sin concurso y por 25.894 euros, a Larango SL, la sociedad unipersonal que la propia María Sara Lago Arango había registrado sólo cinco meses antes. El gerente prorrogó el convenio hasta el año 2016, cuando lo renovó repitiendo adjudicataria y procedimiento , ésta vez por 29.520 euros.

Según recuerda el CESM y tal y como lo contó Público, tras el cese de González Álvarez en el 2017 el nuevo gerente, José Ramón Gómez Fernández, prorrogó de nuevo el contrato con Larango “manteniendo así la duplicidad de gabinetes de comunicación” en el área sanitaria de Pontevedra.

El sindicato médico asegura que las actuaciones de González Álvarez y de Gómez Fernández suponen la malversación del presupuesto del hospital y considera además que se ha vulnerado la Ley de Contratos del Sector Público, ”que establece que los procedimientos negociados serán excepcionales y restrictivos” . ‘Ninguno de los procedimientos para las contrataciones expuestas ha cumplido los principios de transparencia, libre concurrencia, equidad y competitividad, imperativos en cualquier acto de contratación pública’, añade.

“Estas contrataciones obedecen únicamente a un trato de favor hacia una persona afín al partido político del gerente [el PP], para así controlar las actividades de propaganda” de la política sanitaria de Feijóo aplicada en el hospital. Por ello, los responsables de CESM manifiestan su “indignación” porque el “despilfarro” de dinero se produjo además “en un contexto de recortes en las retribuciones del personal y en la reducción de contrataciones, detrayendo dinero destinado a la atención de los enfermos para destinarlo a un gabinete externo que en nada ha mejorado los resultados en salud de la población”.

El Sergas, en su versión publicada en su día por este diario, se limitó a señalar que las contrataciones “cumplían todos los requisitos” y que no existía duplicidad alguna, sino una labor de apoyo justificada en la importancia del área sanitaria pontevedresa. Sin embargo, las áreas sanitarias de Vigo y A Coruña, con más servicios y que cubren además un espectro de población mucho mayor, funcionan con sus propios jefes de Prensa en plantilla y no han subcontratado ese servicio.
Este diario, además, ha podido constatar que quien ejerce la dirección efectiva de las labores de comunicación externa del centro, es Larango, empresa a la que el servicio de Comunicación del Sergas dirige a los periodistas que se interesan por los asuntos relacionado con el hospital. El funcionario en plantilla que ocupa la plaza a la que están asignadas esas tareas se limita a la elaboración del dossier de prensa diario para la gerencia.