Público
Público

El Santander ficha a Rato por 200.000 euros

La operación aleja al ex vicepresidente económico del mundo político

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni Harvard ni las más prestigiosas escuelas de negocio. Parece que no existe mejor carta de presentación ni línea en el currículum que haber pertenecido a los gobiernos Aznar. Negocios y oportunidades chorrean sobre quienes más responsabilidades asumieron durante los ochos años de Gobierno del PP. Por encima de todos, por supuesto, al ex presidente.

Ayer, la noticia envolvía a Rodrígo Rato. El artífice de la política económica del PP consiguió sumar una nueva nómina a las que ya engordan su cuenta corriente. El Banco de Santander confirmó mediante un comunicado que el ex director general del Fondo Monetario Internacional se ha incorporado a su Consejo Asesor Internacional, un órgano no ejecutivo que se encarga de asesorar sobre la estrategia global al consejo de administración. Otros dos ministros de Aznar, Isabel Tocino y Abel Matutes, figuran en la cartera de asesores del banco de Botín.

En el comunicado de la entidad, Emilio Botín se mostró 'muy satisfecho' del fichaje del ex director del FMI y aseguraba que sus conocimientos y experiencia a nivel global serán de gran utilidad para las actividades del banco.

Con ello, el que fuera soltero de oro en el mundo de la empresa conquista una nueva novia empresarial. Nuevamente la dote es sustancial.

El sector privado paga mejor
Rato cobrará cada año 200.000 euros. La suma supone por si sola más de la mitad de lo que cobrara en su cargo del FMI. Se suma además a los 2,7 millones de euros que percibirá como director general senior del banco de inversión francoamericano Lazard y a la pensión vitalicia que le reporta su antiguo cargo en el organismo internacional, casi 55.000 euros.

Rato tendrá que desarrollar su tarea para Lazard entre Madrid y Londres y se ocupará especialmente de las áreas de Latinoamérica y Europa. La labor de asesor que desempeñará sólo deberá rendir cuentas ante el presidente y consejero delegado, Bruce Wassestein,
El nuevo cargo aleja aún más a Rodrigo Rato de la vida política y deja al PP sin una de sus figuras claves en el ámbito económico. Aunque el propio Mariano Rajoy felicitó al Santader por el nuevo fichaje, algunas fuentes interpretan como un desplante al candidato conservador el anuncio de la incorporación al banco sólo dos meses antes de los comicios. Tras la retirada de Aznar, las relaciones de Rato, que también optaba a la sucesión, se enfriaron con la nueva cúpula del partido que preside Mariano Rajoy.

Es precisamente Aznar otro de los que han encontrado en el sector privado un refugio adecuado a sus expectativas. Además de su producción literaria, que acumula ya tres títulos desde 2004, el ex presidente participa en cuatro consejos de administración, uno de ellos en la empresa familiar Famaztella. La sociedad se ocupa de gestionar los derecho de propiedad intelectual de sus libros y conferencias.

Aznar, asesor de Murdoch
Su mayor salto a las grandes empresas se materializó cuando entró a formar parte del consejo de News Coporation, el gigante de comunicación de Ruper Murdoch. Aznar cobró el año pasado por ello más de 133.000 euros.

También ha explotado los contactos obtenidos durante su etapa presidencia. Asesora a Centaurus Capital, una empresa que gestiona fondos de alto riesgo vinculada al paraiso fiscal de las Islas Caiman, y a la inmobiliaria estadounidense J.E.Roberts. Aznar arregló una reunión del inversor americano con Nestor Kirchner. De la reunión salió una operación valorada en 26 millones de euros.

Más discreto en sus relaciones empresariales ha sido el ex vicepresidente y hombre de confianza de Aznar, Francisco Álvarez Cascos. Ayer El Mundo publicaba que el ex ministro participa en una empresa dedicada a las infraestructuras. Público pudo comprobar que en realidad son seis las sociedades vinculadas a Cascos y su mujer.

El dinero sigue fluyendo hacia las cuentas de los ex ministro del PP, mucho más, sin duda, que cuando ejercían sus labores públicas.