Público
Público

Santiago del Valle: "No tengo ni idea de lo que le pasó a la niña"

Comienza en Huelva el juicio contra Santiago del Valle y su hermana Rosa por el asesinato de la niña Mari Luz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Yo no tengo ni idea de lo que le ocurrió a la criatura y siento lo que le ocurrió porque yo también perdí a una niña de 25 meses'. Con el rostro impasible, Santiago del Valle, acusado del crimen de la niña Mari Luz Cortés, se declaró inocente en la primera sesión del juicio por el caso que removió los cimientos de la justicia española .

Del Valle aseguró que su autoinculpación en el momento de la detención y ante el juez se debió a las coacciones de la policía. 'Yo ya me sentía coaccionado y condicionado, me dijeron lo que tenía que decir, yo ya me creía todo, hubiera firmado hasta que cogí a Madeleine', añadió. Además, dijo que él siempre ha cumplido con sus obligaciones y que al día siguiente de desaparecer la niña, estuvo en los juzgados de Sevilla firmando.

Al lado, su hermana Rosa del Valle se negó a declarar y se acogió al relato que hizo de los hechos ante el juez en marzo de 2008, en el que afirmó que trasladó a su hermano en su coche con un carrito de la compra pero que no sabe si la niña iba dentro o no.

El padre de Mari Luz, Juan José Cortés, que no podía acceder a la sala de vistas por su condición de testigo, se quejó del trato recibido en el juzgado, donde le habilitaron una sala para su él y su familia. 'Nos han tratado como animales', dijo. Y pidió explicaciones al consejero de Justicia.

Esta tarde declarará como testigo Isabel García, la mujer de Del Valle, y un hermano de Del Valle.

Antes de que empezara el juicio, los familiares más próximos de la niña Mari Luz Cortés reclamaron a las puertas de la Audiencia Provincial de Huelva 'justicia'. En declaraciones a los periodistas, el abuelo paterno de la niña, Juan Cortés, expresó la confianza de la familia en la condena de los acusados.

Los abuelos, junto con los padres de la menor, Juan José Cortés e Irene Suárez, y uno de los tíos, Diego Cortés, entre otros, llegaron alrededor de las 09.30 horas a la Audiencia y accedieron al interior, si bien no van a poder entrar en la sala de vistas por estar citados como testigos para el próximo 24 de febrero.

Los dos acusados, Santiago y Rosa del Valle, llegaron muy temprano a la Audiencia Provincial, ante de las 7:00 de la mañana, para evitar posibles altercados. Respecto a la afluencia de público en la sala —el juicio es en audiencia pública—, y pese a lo que se podía esperar, no se encuentra completa y la tranquilidad sigue marcando el desarrollo de la jornada tanto dentro como fuera de las instalaciones judiciales.