Público
Público

Seat reclama más ayudas públicas para el Q3 y otro nuevo modelo

Aduce que producir el Audi implicará atraer el Tribu, de plataforma idéntica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni los cerca de 100 millones de euros que otorga el Plan de Competitividad del Ministerio de Industria a Seat ni la congelación salarial aprobada por los trabajadores acaban de convencer a Volkswagen para adjudicar la producción del todoterreno Q3 a Martorell (Barcelona). Al menos así lo quiere hacer ver Seat, que sigue reclamando más ayudas públicas para que la matriz se pronuncie en favor de Barcelona, frente a la competencia de las plantas de Bratislava y Alemania. Seat se guardaba para ello otro as en la manga: aduce que si el Audi Q3 se fabrica en Martorell, Barcelona tendrá garantizada la producción de otro modelo, el Seat Tribu, proyecto ya acabado con el que comparte plataforma idéntica (la denominada PQ36), que tiene previsto materializarse entre 2013 y 2014.

Lo ratificó el gerente de Comunicación, Fernando Salvador, que afirmó en una entrevista en la Xarxa de Televisions Locals que detrás del Q3 vendrá otro vehículo. 'El Q3 implicará que venga el Tribu', coincidió el presidente del comité, Matías Carnero.

Además, la dirección volvió a reclamar 'más esfuerzos' a los sindicatos. 'Esperamos que con un poco más de apoyo por parte de los sindicatos, después del gran esfuerzo que hizo la plantilla en el referéndum, podamos lograr que la producción del nuevo Audi Q3 a la planta de Martorell', dijo Salvador.

El presidente de Seat, Erich Schmitt, ya sorprendió al escenificar insatisfacción y tan sólo unas horas después del sí de los trabajadores a la congelación salarial de este año y de la mitad del IPC en el siguiente, reclamando que el sueldo se debía mantener si ningún aumento los dos años. Y aún mantiene la misma postura tras el anuncio de la adjudicación de las ayudas del Ministerio de Industria, pese a que Seat es una de las más favorecidas.

'La decisión del Q3 depende del dinero público, la congelación salarial es una cifra mínima', señaló David Matellán, de CCOO. La inversión que la firma debe hacer para fabricar el Q3 es de 300 millones de euros. Además de los cerca de 100 millones en subvenciones y préstamos que le ha asignado Industria a través del Plan de Competitividad, Seat optará a una parte de los 466 millones que la Generalitat destinará a los fabricantes y empresas de componentes en Catalunya. En los próximos días el Govern, que ya ha adjudicado 46 a Nissan para financiar el stock de vehículos, anunciará estas ayudas adicionales para Seat. Ni UGT ni CCOO descartan que logre más gracias al Tribu. Ambos sindicatos piden que se mantenga el Plan de Competitividad en 2010 con mayor dotación.