Público
Público

Uno de cada seis adolescentes vascos justifica a ETA

El Ararteko presenta un informe sobre Atención Institucional a las Víctimas del terrorismo, en el que, entre otras cosas, señala que sólo un 43% de los municipios vascos elimina las pintadas en favor de los terroristas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 15% de los adolescentes vascos que estudian alguno de los cuatro cursos de la ESO no rechaza o justifica la violencia de ETA y otro 14% se muestra indiferente o no se manifiesta al respecto.

Éste es uno de los datos recogidos en el informe (en PDF) sobre Atención Institucional a las Víctimas del terrorismo que, por primera vez, ha elaborado la institución del Ararteko y que este lunes su titular, Íñigo Lamarca, ha entregado al Parlamento Vasco.

Uno de los capítulos de este informe que evalúa las actuaciones públicas en torno a las víctimas y no la lucha contra el terrorismo se centra en una encuesta realizada a más de setecientos jóvenes de entre doce y dieciséis años.

Mientras que el 63% de los jóvenes rechazan que las acciones de ETA sean 'buenas para Euskadi', casi un 12% están muy o bastante de acuerdo con esta idea.

En el estudio se constata que el 14,8% de los adolescentes están 'claramente' en contra de rechazar a ETA y más del 71% en el polo de condena. De estos, la mitad se sitúan en un nivel 'muy alto' de rechazo.

El Ararteko argumenta en su informe que 'con que hubiera un escolar, solamente uno, que no rechazara a ETA debiera preocuparnos', por lo que existiendo un quince por ciento que no la rechaza y otro catorce por ciento que se sitúa en posiciones intermedias 'la preocupación es aún mayor'.

Se constan diferencias importantes entre los modelos lingüísticos en los que cursan sus estudios los jóvenes, ya que hay un mayor rechazo claro a la violencia entre los estudiantes que cursan sus estudios en castellano con euskera como asignatura, que al revés.

Más del 80% de los estudiantes de modelo 'A', en castellano, tienen un rechazo alto o muy alto a ETA, mientras que ese porcentaje baja hasta el 62% entre quienes estudian en euskera, el 'D'.

La diferencia es mayor si se atiende a los que se manifiestan con una actitud muy alta de rechazo a ETA: el 46% en el modelo 'A' y el 17% en el modelo 'D'.

Los alumnos del modelo bilingüe 'B' se encuentran en un punto intermedio.

En el informe se hace un perfil del joven estudiante vasco que no rechaza a ETA: Se trataría de un estudiante de segundo de la ESO, que vive en Guipúzcoa y cursa sus estudios en el modelo 'D'.

Por su parte, el perfil del escolar que en mayor grado rechaza a ETA sería el de una chica que vive en Vizcaya, estudia tercero o cuarto de la ESO, en un centro concertado y en el modelo 'A'.

El Ararteko apunta que el rechazo a ETA aparece con mucha mayor presencia en las familias de los escolares que en la escuela o entre los amigos, por lo que es ese entorno familiar el 'primer agente de socialización anti-ETA en los escolares vascos'.

Ante esta situación, 'debe reconocerse un cierto fracaso en nuestro habilitar democrático' cuando 'habiendo avanzado en el grado de reconocimiento a las víctimas del terrorismo por parte de muchas instituciones, todavía hay un alarmante porcentaje de nuestros adolescentes que justifican o son indiferentes ante la injusticia sufrida cotidianamente por muchos de sus conciudadanos'.

El informe recuerda que ha habido más de mil personas asesinadas, unas 16.000 heridas, miles de personas que se han tenido que exiliarse de Euskadi para evitar la amenaza terrorista o de unas 42.000 personas que se calcula sufren en este momento amenazas, extorsiones o coacciones de ETA.

Recoge todas las normas y actuaciones desarrolladas por las administraciones públicas en torno a las víctimas y hace especial mención a que la respuesta en el ámbito local es 'fundamental' para la deslegitimación social y política del terrorismo.

Destaca que hay un número de ayuntamientos vascos, 'no muy numeroso', comprometido con las víctimas, pero, por el contrario 'son muchos', los municipios en que los que no se ha adoptado ninguna medida a favor de las víctimas, incluso en los que se han producido atentados mortales. En este sentido, el Ararteko destaca que sólo el 43% de los municipios vascos han actuado hasta la fecha para eliminar de sus calles pintadas o carteles favorables a ETA, o bien porque no las hay, por el alto coste que suponen estas actuaciones, por amenazas a los operarios o por otros motivos, aunque aclaró que 'ninguno de éstos es motivo para no actuar'.

El Ararteko, en línea con la Ley vasca de Reconocimiento y Reparación a las víctimas, pide la eliminación de las pintadas, carteles y calles en favor de miembros de ETA, así como la concesión de medallas y el nombramiento de hijo predilecto a víctimas.