Público
Público

Seis españoles gracias a la abuela

Manuel Enrique Gaona Ávila es caraqueño de 23 años, obtuvo la nacionalidad en 2009

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel Enrique Gaona Ávila, caraqueño de 23 años, es licenciado en Historia, trabaja en una editorial y obtuvo la nacionalidad española en 2009, tras demostrar su nexo consanguíneo con Josefa González, la madre de su padre.

Ella nació en 1910, en Meruelo (Cantabria). Estaba casada con Manuel Enrique Gaona, hijo de un diplomático colombiano, y huyeron de España en enero de 1938 con destino a Colombia. De allí saltaron a Venezuela, primero en San Cristóbal, luego en Mérida y finalmente en Caracas.

Cuando escuchó los rumores de la ley de nietos en 2007, Gaona se activó: 'Los papeles de mis abuelos estaban repartidos entre varios miembros de la familia. Varios primos nos pusimos de acuerdo para buscarlos y encontramos las partidas de nacimiento, los pasaportes y el acta de matrimonio'.

Inicialmente, pensó en solicitar la nacionalidad a través de su abuelo homónimo; pero cuando comenzó el trámite, le dieron una mala noticia: no cumplía los requisitos, pues el abuelo ciertamente había nacido en España, pero no tenía la nacionalidad porque era hijo de colombianos.

En ese momento, Gaona pensó que no tendría posibilidades porque su abuela había adquirido la nacionalidad colombiana. Sin embargo, quedaba una opción: demostrar que la abuela había renunciado a la nacionalidad española a causa del exilio. Esto no fue tan complicado pues el documento expedido por las autoridades colombianas para solicitar la salida de España de la pareja y sus hijas era prácticamente un salvoconducto.

La abuela cántabra que terminó siendo colombiana y murió en Caracas en 1994 ha reportado hasta ahora seis nuevos ciudadanos a España. Y podrían ser ocho. 'Además de mí, ya tienen la nacionalidad cinco primos. Mis dos hermanos hicieron los trámites y esperan respuesta', cuenta.

Gaona se siente muy satisfecho del paso dado. 'Nunca se sabe cuándo se puede necesitar la otra nacionalidad. Así como mis abuelos pudieron usar la nacionalidad colombiana para huir del conflicto de España, nunca se sabe qué puede suceder acá'.