Público
Público

Seis heridos en un desalojo policial a los indignados de Málaga

La concentración lucha para que se liberen a los extranjeros encerrados sin que hayan cometido ningún delito

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una nueva carga policial contra los indignados se ha producido esta madrugada en Málaga. Según el diario La Opinión de Málaga, la policía ha desalojado a más de medio centenar de personas que se encontraban acampadas cerca del Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) en protesta para conseguir la liberación de los extranjeros encerrados sin haber cometido ningún delito.

Los antidisturbios presentes en la zona iniciaron una carga que dejó al menos a seis heridos, dos de ellos de gravedad, según el coordinador del movimiento, Rafael Palomo. 'Ha habido pisotones, tortazos, puñetazos...', comenta. El Movimiento 15-M de Málaga considera que 'los antidisturbios se han extralimitado durante el desalojo, abusando de su fuerza y golpeando, pateando y empujando a los ciudadanos por las escaleras'. Según informa, uno de los contusionados quedó inconsciente y se recupera en un hospital.

'Ha habido pisotones, tortazos, puñetazos...' El movimiento 15-M ha declarado que la concentración tiene todos los permisos necesarios para que se realice legalmente. En concreto, Rafael Palomo aclara que no se obstaculizó en ningún momento la entrada a las instalaciones del CIE y que se realizaron asambleas pacíficas durante la noche para debatir sobre la inmigración.

Una de las presentes, en su página de Facebook , elaboró una crónica casi a tiempo real de los hechos, en la que asegura que los antidisturbios llevaban las placas ocultas y había 'mucha gente sangrando por la cabeza y los miembros'. También apunta que el cordón policial impedía el acceso a las ambulancias y los enfermeros tenían que llegar andando a socorrer a los heridos.

Finalmente, tras la carga policial, los indignados se han reagrupado y han continuado la asamblea en la que han decidido permanecer acampados para hacer oír sus consignas y para luchar contra la respuesta violenta.