Público
Público

Seis marchas de indignados hacia el centro de Madrid

Medidas preventivas para evitar posibles incidentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las reivindicaciones del 15-M volverán a sonar en las calles de decenas de ciudades españolas. Las concentraciones medirán los apoyos del movimiento algo más de un mes después de su comienzo, aunque la organización espera más afluencia que en la primera manifestación, el 15 de mayo. Esta convocatoria partió de la Coordinadora de Barrios y Pueblos en Lucha hace meses y, posteriormente, tanto Democracia Real Ya como acampadas y asambleas se sumaron a ella. 'Caminemos juntos contra la crisis y el capital' será el lema central.

La protesta central tendrá lugar en Madrid. Aunque hay marchas en una veintena de ciudades, entre ellas Barcelona, Sevilla, Valencia o Bilbao. En la capital madrileña, durante la mañana, seis columnas cargadas de gente saldrán de varios puntos de la Comunidad para confluir en la céntrica plaza de Neptuno sobre las 14.00 horas.

Algunos organizadores admiten que la intención es intentar alcanzar el Congreso, muy próximo a Neptuno, aunque saben que toda la zona estará blindada por un operativo policial. Además, la marcha tan sólo está autorizada entre Cibeles y Neptuno. No obstante, no esperan que se produzcan incidentes y han trabajado duro para extender un dispositivo que evite problemas.

'La manifestación será lúdica y reivindicativa. La consigna es la no violencia. Hemos pedido a la gente que lleve cámaras para que, si se produce algún incidente, hagan fotos y graben a las personas que los protagonizan para poder saber quiénes son', explica uno de los organizadores.

Aunque las marchas acabarán a eso de las dos y media, las actividades seguirán toda la tarde en los alrededores del Congreso, desde un picnic antifatiga a debates o un speakers' corner, como el de Hyde Park en Londres. La culminación: una asamblea en la Puerta del Sol.

El Ayuntamiento de Madrid ya advertía ayer de que el centro de la ciudad estaría colapsado. Además, casi un millar de policías, antidisturbios en su mayoría, se desplegarán por la capital y protegerán especialmente la zona del Congreso. La Brigada de Información infiltrará también a topos para prevenir incidentes, según informa Europa Press.