Público
Público

El semestre más seco en 60 años

La primavera será “más lluviosa”, pero no paliará la sequía, según los expertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si las peores previsiones se confirman, España cerrará a finales de febrero el semestre hidrológico más seco de los últimos sesenta años. La sequía ha resquebrajado el fondo de los pantanos y las expectativas más pesimistas.

El director de la Agencia Estatal de Meteorología, Francisco Cadarso, confirmó ayer este dato. La situación sólo se aliviaría si lloviera durante los próximos quince días, de manera consecutiva, y con una precipitación media de 20 litros por metro cuadrado, algo que no es previsible. El año hidrológico comenzó el pasado octubre y consumirá sus primeros seis meses cuando finalice febrero confirmando el peor escenario posible.

La primavera será “algo más lluviosa” que el invierno, según Cadarso, pero “no paliará la situación tan deficitaria” de sequía que vive actualmente España. “Desde el mes de octubre hasta ahora sólo ha llovido un poquito más de la mitad de lo que debería haber diluviado”, reconoció el responsable de la Agencia de Meteorología. La situación es especialmente complicada en las comunidades autónomas de La Rioja, Aragón, Navarra y Catalunya.

Consumo humano

La amenaza de las restricciones crece al tiempo que bajan las reservas embalsadas. Francisco Cadarso cree que la crisis está, pese a todo, encauzada. A su juicio, la escasez es “seria”, pero “se mantiene la garantía de suministro de agua para consumo humano”. Este abastecimiento se realiza de manera tan incómoda como precaria en algunos de los municipios más castigados por la sequía, donde el agua potable sólo llega en camiones cisterna.

Actuación especial en el Ebro

Desde el Gobierno, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, calificó ayer la situación de “complicada”, pero insistió también en que “no está en riesgo el abastecimiento a la población”. La ministra de Medio Ambiente ha llegado a señalar recientemente que la actual sequía es la más grave que ha afectado nunca a España”. Su departamento ha elaborado un paquete de “medidas excepcionales” que se aplicarán desde hoy en la cuenca del Ebro, una de las más dañadas por la escasez de precipitaciones.

El Consejo de Ministros aprobó ayer este conjunto de iniciativas, en su mayoría de carácter administrativo, que concede a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Ebro más competencias para modificar temporalmente las condiciones de utilización del agua.

El Ejecutivo autorizó también una transferencia de agua desde la cuenca Atlántica Andaluza a la del Guadalquivir para asegurar el abastecimiento a varios pueblos de Huelva sin garantías de suministro. Este volumen adicional permitirá la recuperación de los acuíferos de la zona y contribuirá al mejorar la situación del Parque Nacional de Doñana.

El Gobierno pidió ayer a la población que mantenga los hábitos de ahorro, concienciación y sensibilidad frente a la “delicada situación”.