Público
Público

La sentencia califica SITEL como un medio de prueba "inobjetable"

Los abogados de los neonazis de Blood & Honour se agarraron en el juicio a las críticas del PP para pedir la nulidad de este pinchazo y del resto de las intervenciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De todas las conversaciones telefónicas que la Guardia Civil grabó a comienzos de 2005 a los integrantes de Blood & Honour, sólo una lo hizo con el entonces novedoso Sistema Integrado de Interceptación de Telecomunicaciones, el célebre SITEL, cuya legalidad ha puesto en los últimos meses en duda el PP. Los abogados de los neonazis se agarraron a estas críticas durante el juicio para pedir la nulidad de este pinchazo y del resto de las intervenciones, que eran una de las principales pruebas de cargo contra sus clientes.

Sin embargo, el intento les ha salido mal. El tribunal afirma en la sentencia que SITEL no sólo consigue una 'mayor rapidez, eficación y seguridad' en las intervenciones telefónicas, sino que como 'medio de prueba se presenta como inobjetable'.

Los magistrados recalcan que el hecho de que las conversaciones queden grabadas automáticamente en un disco duro es 'otra garantía del sistema', ya que 'impide cualquier clase de interferencia y alteración de su contenido', algo más sencillo, recuerdan, con el sistema anterior de grabación en cintas.

El tribunal, que dedica dos folios y medio de la sentencia a alabar las ventajas de SITEL, insiste que la validez jurídica del sistema ha sido avalado por numerosas sentencias del Tribunal Supremo así como por la Agencia Española de Protección de Datos. 'Si efectivamente con dicho sistema se tiene conocimiento no solo de la conversación, sino de la identidad y del lugar a través del ordenador, ello proporciona una mayor seguridad jurídica en cuanto a la determinación de identidad y control judicial de la intervención , y es la manera más rápida y menos invasiva en los derechos de los ciudadanos', se lee textualmente en la sentencia.