Público
Público

Los servicios mínimos, campo de batalla del 29-S

Sindicatos y Gobierno confían en alcanzar un acuerdo razonable. Esperanza Aguirre duda de que se vayan a cumplir

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La huelga general del próximo 29 de septiembre tiene su campo de batalla en los servicios mínimos. Esa es la gran cuestión que puede decidir el éxito o el fracaso de la convocatoria. Los sindicatos y los representantes del Ministerio de Fomento se reúnen este martes por la tarde para iniciar la negociación de los servicios mínimos. Todos confían en alcanzar un acuerdo que satisfaga a todos, aunque la empresa no parece fácil: la propuesta de los sindicatos contempla que no haya vuelos internacionales y que sólo circulen trenes de Cercanías. Está por ver que la Administración lo acepte. 

El secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), Ignacio Fernández Toxo, declaró a la Cadena Ser que los sindicatos convocantes del paro 'estamos dispuestos a negociar un acuerdo razonable' y que no hay motivos para no llegar a un pacto con los representantes del Gobierno. Toxo espera que el paro tenga 'un seguimiento importante' y que trasel éxito del mismo el Gopbierno rectifique como ya ha ocurrido en el pasado.

En idéntico sentido se han pronunciado dos ministros: Francisco Caamaño, titular del departamento de Justicia, y Elena Salgado, vicepresidenta económica, se han mostrado confiados en que se pueda alcanzar un acuerdo que garantice que quien quiera ir a trabajar, pueda hacerlo sin problemas. Caamaño opinó en Los Desayunos de RTVE que la propuesta de los sindicatos 'tiene elementos excesivos pero espero que se llegue a un acuerdo razonable'.

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha sido un poco más concreta en sus argumentos y aseguró en una entrevista en la Cadena COPE que el transporte en Madrid 'tendrá unos servicios mínimos que garanticen que la gente se pueda trasladar. Que se cumpla o no... ya veremos'. Aguirre también ha asegurado que 'hay numerosas sentencias del Tribunal Supremo y de los Tribunales Superiores de Justicia que avalan los servicios mínimos, en concreto los de la última huelga general del 2002'.

Para Aguirre 'la huelga no puede ser nunca un éxito de nadie' porque 'no es la solución a los problemas de España ni mucho menos'. En todo caso, la presidente está convencida de que 'los comercios del centro cerrarán para que no les rompan los cristales'.