Público
Público

Sevilla prescinde de un plan urgente para parados

El PSOE rechaza que la Diputación reactive un fondo para crear empleo en los pueblos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juan Rodríguez Cabrera, de 33 años, divorciado y con dos hijos a su cargo, ingresa mensualmente una ayuda de 426 euros para parados de larga duración. 'No hago más que mover el currículum, pero no hay nada. Nada. Lo que ingreso se me va en la hipoteca, que son más de 350 euros. ¿Cómo pago la comida o los gastos de los niños?', se pregunta. Juan es de Villaverde del Río (Sevilla, 7.447 habitantes). Tiene experiencia en el campo -'en la naranja, la aceituna, la patata, llevando camiones'- y en la construcción. 'Ahora no sale nada. Está todo muy muerto. Trabajé hace unos meses en una obra en San José de la Rinconada. Pero fue muy poco. Ahora trabajo si sale algo, días salteados, pero casi nada. Me están ayudando mis padres, que son pensionistas', cuenta.

Juan acudió este jueves a manifestarse a las puertas de la Diputación de Sevilla, que no ha reeditado el Plan de Emergencia Municipal, una iniciativa pionera impulsada por el PSOE en mayo de 2009 para dar trabajo desde los ayuntamientos a parados en riesgo de exclusión social en los pueblos. En su primer año de funcionamiento, el plan, con una partida de 10 millones de euros, generó más de 420.000 jornales para trabajadores en situación de necesidad, de los que se beneficiaron casi 5.000 familias. El plan se renovó el año pasado. Pero ahora está desactivado. Y ayer el PSOE impidió su reedición alegando dificultades contables, aunque prometió activarlo en cuanto tenga el más mínimo margen.

El pleno debatía este jueves, y por eso Juan acudió a manifestarse, una moción de IU que instaba al Gobierno de la Diputación, del PSOE con mayoría absoluta, a 'poner en marcha un nuevo plan extraordinario para contratar a personas desempleadas en situación de emergencia social'. 'Sólo en mi pueblo trabajamos con 90 familias en situación gravísima. Con el plan contábamos con 76.000 euros al año. Sin él estamos desatendiendo a cada vez más familias en situación de necesidad o amenazadas de completa exclusión social', explicaba a Público a las puertas de la institución Santiago Jiménez, alcalde de Villaverde, que en septiembre se encerró en la Diputación con un grupo de vecinos para pedir la reactivación del plan.

El debate fue revelador de la impotencia de la política para afrontar necesidades básicas de miles de ciudadanos en tiempos de crisis. 'La crisis no puede recaer sobre los hombros de los más pobres', dijo Manuel Rodríguez, portavoz de IU. El grupo popular y el diputado del PA anunciaron su voto de apoyo.

La pelota estaba en el tejado del PSOE. Manuel González, responsable de Hacienda, recordó que la Diputación fue 'la primera administración que puso en marcha un plan así'. Luego afirmó que ahora no es posible reeditarlo. 'Tenemos que tener cuidado con medir nuestras fuerzas. Si cae la Diputación tocaremos a ayuntamientos, proveedores... Es una cadena. Hay que ser prudentes. Es imposible estar en contra de esta moción, pero deben darnos un margen de maniobra', añadió González, que recordó que la Diputación acaba de activar un nuevo fondo de 10 millones para que los ayuntamientos paguen las nóminas de los trabajadores municipales y de las deudas con la Seguridad Social.

El PSOE votó en contra de la moción, aunque el propio presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, tomó la palabra para afirmar que en cuanto las cuentas ofrezcan 'el más mínimo' remanente, reeditarán el plan de emergencia.