Público
Público

El "sheriff’ de Coslada" blanqueó más de 330.000 euros

Un informe policial destapa el importante movimiento de dinero del jefe de la trama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Acoso policial, coacciones, amenazas de muerte, extorsiones y también blanqueo de dinero. La supuesta trama policial destapada el pasado mayo en el municipio de Coslada (Madrid) consiguió recaudar tal cantidad de dinero en sus presuntas actividades delictivas que su principal implicado, el máximo responsable de los agentes de la localidad, Ginés Jiménez Buendía, se permitía mantener “un alto nivel de vida” sin gastar prácticamente nada de su salario fijo, el de policía, que no llegaba a los 50.000 euros brutos anuales.

Con esos ingresos, casi sin tocarlos, el conocido como sheriff de Coslada se permitió en menos de dos años cancelar una hipoteca, adquirir dos viviendas, cinco plazas de garaje y un coche. El desembolso por todo ello ascendió a 333.137,79 euros.

Así aparece recogido en un voluminoso informe, de cerca de 300 páginas, elaborado por el Grupo VII de la Unidad de Delincuencia Y Crimen Organizado (UDYCO) de la Policía, que ha analizado los movimientos bancarios de todos y cada uno de los implicados, así como de sus familiares más directos.

En el caso de Ginés Jiménez, los investigadores han escrutado también las cuentas de su mujer, María del Carmen Pérez, así como las de sus dos hijos, Ginés e Inmaculada. De hecho, este informe, fechado el pasado 24 de septiembre, pero que no había salido a la luz pública hasta ahora, es la base utilizada por el juez que instruye el caso, Eduardo Cruz Torres, para implicar a la esposa y al hijo en la causa como supuestos testaferros del sheriff de Coslada.

El informe, al que ha tenido acceso Público, destaca que los movimientos bancarios de Ginés Jiménez y su familia son 'aparentemente normales' hasta el 26 de noviembre de 2002. Es a partir de esta fecha, que coincide con el cierre de los expedientes sancionadores que le había abierto el propio Ayuntamiento, cuando inicia “la operativa sospechosa”.

No obstante, el grueso de lo que los agentes califican de 'operaciones y transacciones inusuales y sospechosas' se inicia en junio de 2006 y dura hasta el pasado mes de mayo, cuando la Policía detuvo a Ginés Fernández y a 25 de sus hombres. En concreto, el informe destaca la cancelación de una hipoteca, por valor de 12.209,79 euros, y la adquisición de dos casas, cinco plazas de garaje y un vehículo.

De una de las viviendas, adquirida a nombre de su hijo, la Policía ha comprobado que pagaron en metálico en poco más de un mes –entre el 19 de julio de 2006 y el 21 de agosto del mismo año– la totalidad de su precio, 213.000 euros.

En tamaño desembolso, además, hubo dos detalles que han llamado fuertemente la atención de los investigadores. El pago se hizo casi con dos años de antelación a la firma del contrato de compraventa.

Y, además, se realizó con 20 ingresos en efectivo, por importes que oscilaban entre los 10.000 y los 12.000 euros, en tres bancos diferentes donde la constructora tiene abiertas sendas cuentas. Recibos de seis de estos ingresos sospechosos fueron localizados en el domicilio familiar cuando la Policía lo registró.
De la segunda vivienda, puesta a nombre de la mujer, la familia ya tenía abonados 91.928 euros y tenían acordado con la constructora pagar cada mes cuotas que superaban los 1.600 euros.

A todo ello, en este mismo corto periodo de tiempo, Ginés Jiménez también había incorporado un quinto coche al parque móvil familiar, un Renault Megane, cuyo precio, 16.000 euros, fue pagado en metálico por el hijo del Policía, que lo puso a su nombre.
La Policía destaca que el hijo del sheriff de Coslada sólo había cobrado en tres años 835,58 euros en salarios y llega así a la conclusión de que está “actuando como testaferro” de su padre.

Este importante volumen de gastos –recogen los policías expertos en delincuencia económica que han realizado el informe– no afectó al saldo de la principal cuenta corriente de Ginés Fernández. De hecho, en la principal cuenta de la familia, abierta en una sucursal del Banco Popular, el policía tenía cuando fue detenido un total de 106.710,84 euros. Incluso había abierto un fondo de inversión por 9.034,03 euros.

Más llamativo aún ha resultado para los investigadores la existencia de 48 ingresos en metálico realizados en la misma cuenta entre junio de 2006 y noviembre de 2007 por cantidades que oscilan entre los 1.000 y los 1.600 euros, hasta sumar un total de 56.210 euros y sin que conste, por las pequeñas cuantías de cada ingreso individual, la identidad de la persona que los realizó.

Una práctica que, según se lee textualmente en el informe policial, constituye “claramente un indicio de blanqueo de dinero”. El abogado de Ginés Jiménez, Oskar Zein, insistía ayer en negar la existencia de irregularidades en los ingresos del policía. Zein se remite a la declaración que hicieron su representado, la mujer de este y el hijo de ambos en el juzgado.

En aquellas declaraciones, los tres miembros de la familia implicada coincidieron en asegurar que parte del dinero era fruto del ahorro, del dinero que el hijo había conseguido como relaciones públicas de discotecas, organizando fiestas de Nochevieja y de préstamos de amigos. Incluso, llegaron a asegurar que 30.000 euros eran los ahorros “de la primera comunión” de él y su hermana. La Policía no les cree.