Público
Público

"Siento vergüenza como madrileño"

Las Juventudes Socialistas de Madrid critican que el recorte del presupuesto del Gobierno de Aguirre dejó sin calefacción a un instituto de Tetuán la semana pasada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los recortes en profesores y en dotaciones que padece la enseñanza pública de la Comunidad de Madrid ha obligado al instituto La Almudena, del distrito de Tetuán, a no poder encender ni tan siquiera la calefacción por falta de dinero.

Los alumnos tuvieron que pasar dos días de la semana pasada en clase con “guantes, abrigos y gorros”, según ha denunciado el PSOE madrileño. La directora del centro, Carmen Blanco, culpó del corte del suministro a la falta de dinero para poder llenar la caldera. “El presupuesto ha disminuido y nuestro centro es muy grande”, se lamentó. Los 500 alumnos en horario de mañana tuvieron que sufrir esos días temperaturas en las clases de “entre ocho y diez grados”, según la directora.

Los alumnos recibieron clase dos días a una temperatura de entre ocho y diez grados

'Lo que persiguen estos recortes es que, al implantar el área única, las personas con recursos vayan a los centros privados o concertados y dejar a la pública sin personal o recursos donde solo pueda ir quien no pueda pagar nada mejor', ha denunciado el secretario general de las Juventudes Socialistas de Madrid (JSM), Daniel Méndez, quien dice  'sentir vergüenza como madrileño'.

Álex Beltrán, secretario general de la agrupación de Juventudes Socialistas de Tetuán, ha denunciado que el caso del instituto La Almudena no es único, y que hay 'muchos otros en una situación similar' por los impagos del Gobierno de Esperanza Aguirre.

Beltrán ha reprochado al Ejecutivo autonómico que haya 'condenado a muerte a la educación pública a través de recortes del ya mermado presupuesto que hacen imposible que los centros puedan cubrir los gastos comunes y no se pueda enseñar con normalidad'. 

Desde comienzos de esta semana los alumnos del instituto de Tetuán ha vuelto a la normalidad y a recibir las clases en un ambiente más cálido.  El centro pudo rellenar la caldera con un adelanto de 10.000 euros concedido por la consejería, lo que les permitirá 'aguantar el próximo mes', aclara la directora, que no pierde la esperanza pese a Esperanza: 'Esperemos que todo se arregle para entonces'.