Público
Público

"¿Dónde es el siguiente?, que vamos a pararlo"

Los indignados paralizan tres desahucios en Madrid, l'Hospitalet de Llobregat y Palma de Mallorca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los indignados del 15-M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y Democracia Real Ya (DRY) lograron ayer otra victoria en su lucha contra los bancos. Como ya hicieron el miércoles en el barrio de Tetuán, ayer se manifestaron frente al domicilio de un hombre de 74 años que iba a ser desahuciado en el municipio madrileño de Parla por no poder pagar la hipoteca. Igual que el día anterior, también consiguieron paralizar el desalojo. Y también lo lograron en l'Hospitalet de Llobregat y Palma de Mallorca.

Luis Domínguez, vecino de Parla y al que le faltan unos meses de cotización para poder cobrar una pensión, tiene una minusvalía del 65%, debe más de 150.000 euros al banco por la deuda de su hipoteca y sobrevive gracias a la ayuda de su hermana. El miércoles se fue a la Puerta del Sol para contar su historia a los indignados.

Las diferentes asociaciones y plataformas comenzaron entonces a coordinarse para ayudarle y, en poco más de diez horas, el dispositivo ya estaba montado. Cuando el secretario judicial acudió a la vivienda para transmitir la notificación de desalojo, se encontró con medio centenar de personas que le impedían el acceso a la misma.

La noticia de la paralización del desahucio llegó poco después entre vítores y aplausos. Emocionado, Luis se asomó a la ventana para agradecer el apoyo recibido a todos los que desde abajo le cantaban: 'Luis, amigo, lo hemos conseguido'. Después, los manifestantes se animaron: '¿Dónde es el siguiente?, que vamos a pararlo', corearon.

'Estamos todos unidos y esto sólo acaba de empezar', advirtió también Eloi Morte, portavoz de la PAH Madrid, megáfono en mano. Mientras, sus compañeros de Palma de Mallorca y l'Hospitalet de Llobregat también conseguían otra victoria. Unos 40 indignados evitaron en Palma que una mujer de 38 años y su hija de 8 se quedasen en la calle, informa Efe. La amenazada por eldesahucio, que no ha querido identificarse para ser sólo 'una más' de las víctimas, recibió la notificación hace seis meses. En esa época se quedó sin trabajo, sin derecho a la prestación por desempleo y sin poder hacer frente a los 350 euros que le exigían por el alquiler. Según el portavoz de los acampados mallorquines, Manu Luna, el Instituto Balear de la Vivienda tiene previstos unos 5.000 desalo-jos, por lo que animó a los afectados a informar al movimiento para que puedan prestarles ayuda.

En l'Hospitalet, los funcionarios judiciales se encontraron con unos 60 indignados que les impedían el acceso. De momento, Mercedes Contreras, su hermana y su hijo podrán seguir viviendo unas semanas más en el piso que compró en el 2004 por alrededor de 220.000 euros conseguidos gracias a una hipoteca.

Y es que, en vista de los logros, parece que las próximas acciones del 15-M seguirán encaminadas hacia esta labor. De hecho, la acampada de Valencia apoyará hoy a otra familia que puede acabar sin casa por no pagar la hipoteca. 'No permitamos otra familia en la calle', solicitaron en su twitter.