Público
Público

El silencio de Rajoy desata la incertidumbre en el PP

Los colaboradores del líder conservador dicen que jamás leyó o vio los dossieres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy se convirtió el martes en el protagonista de la polémica pero prefirió esquivarla. No quiso hablar sobre la supuesta trama de espionaje que afecta a varios altos cargos de su partido. Y menos aún después de que El Mundo le acusara de conocer desde hace tiempo la existencia de un informe sobre el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y otro sobre el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, porque se lo había comunicado personalmente el ex tesorero del PP, Álvaro Lapuerta.

El líder del PP utilizó a sus colaboradores para dar su versión de los hechos. No podían desmentirlo porque era cierto que Rajoy sabía que Lapuerta tenía varios dossieres en su poder. Pero estos se afanaban en recalcar que él jamás los llegó a ver o a leer. Lo único que hizo fue ponerlo en conocimiento de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, para que decidiera ella si adoptaba o no alguna medida.

Mientras la noticia caía como una bomba sobre la sede nacional de los conservadores, Rajoy pasaba la jornada en su tierra, Galicia, de precampaña. No se escondía pero prefería tratar otros asuntos como la actuación de Zapatero en el programa 'Tengo una pregunta para usted'..., la crisis económica o el 'espanto de comparecencia' de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

El silencio de Rajoy comienza a incomodar a sus filas, que más que 'preocupadas' se sienten ya 'alarmadas'. A varios dirigentes les gustaría que su presidente saliera a dar explicaciones y calmara la incertidumbre que les rodea.

Desde que saltó el escándalo, Rajoy no ha dado la cara para comentar expresamente este tema ni una sola vez. Mientras la secretaria general, María Dolores de Cospedal, prosigue con sus reuniones y la investigación judicial continúa su curso, Rajoy dribla a la prensa y mantiene en vilo a sus compañeros.

Es cierto que el pasado jueves activó la investigación interna pero lo hizo a través de un comunicado. Es verdad que durante todo el fin de semana se le pudo ver en el I Foro de militantes del PP pero desde allí se limitó a enviar un críptico mensaje: 'Yo garantizaré la unidad del partido, pase lo que pase'.

Además, el lunes no reunió al comité de dirección. Y el PP no dio su rueda de prensa habitual. A cambio, hubo una intervención de Rajoy en un acto con alcaldes. Así era imposible que se sometiera al interrogatorio de los medios de comunicación.

En el partido también están 'bastante cabreados' porque todo lo que está ocurriendo 'tapa nuestro trabajo'. Se quejan de que nadie se haya detenido 'sobre el espectacular discurso que hizo Rajoy' el domingo pasado, que nadie haya reparado en las ponencias de la convención o que el trabajo parlamentario pase desapercibido por el espionaje...
'Esto nos pasará factura. Ya es bastante difícil de reconducir', cuenta un parlamentario. Un compañero suyo tiene toda la impresión de que se 'está rompiendo el partido en mil pedazos'. Pero no quiere hablar de 'refundación'. La mayoría del partido piensa que después de esto van quedar 'tocados' tanto Rajoy como Aguirre.