Público
Público

Los sindicatos contienen su indignación hasta saber los detalles

CCOO y UGT prevén movilizaciones, pero no precisan si convocarán huelgas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un marco de indignación controlada, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, elaboraron ayer una 'primera' respuesta contra las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno. Ninguno de los dos líderes sindicales habló abiertamente de convocatorias de huelga, a la espera de entrevistarse hoy con el presidente y conocer en profundidad el plan de recortes.

Con todo, los dos grandes sindicatos no descartaron convocar movilizaciones. 'Sin ningún género de dudas', las medidas del Ejecutivo 'van a exigir una respuesta' a lo largo de las próximas semanas, anunció el líder de UGT a poco menos de dos horas de que el presidente hubiera anunciado en el Congreso las medidas. Por su parte, Toxo dijo que de aprobarse este viernes las medidas necesitaban de la 'máxima sanción social'.

Las centrales ven una 'quiebra' en el discurso social de Zapatero

Tanto Méndez como Toxo resaltaron el cambio cualitativo que supone este anuncio en el marco de las relaciones sociales y laborales. 'Hay un cambio de escenario', subrayó Méndez, que advirtió que en las próximas semanas habría que 'canalizar el conflicto social'. Por su parte, Toxo advirtió en una rápida conversación telefónica a Zapatero que el anuncio marca un 'punto de inflexión' en la relación con los sindicatos.

Los líderes sindicales comparecieron de forma separada en un aparente estado de shock, después de reunirse hasta altas horas de la madrugada con las cúpulas de sus organizaciones y tratar de medir las reacciones ante el anuncio, que conocían desde el martes por la noche, aunque no en detalle. El líder de CCOO llegó a reconocer que aún le quedaba la 'ingenuidad' suficiente como para esperar que de aquí al viernes las conversaciones con el Ejecutivo logren cambiar alguna de las propuestas.

El dirigente de CCOO no descartó 'ningún escenario' en el tipo de respuesta a adoptar y recordó que hasta ahora, el comportamiento de las organizaciones sindicales ha sido 'impecable no siendo entendido' por muchos.

El Diálogo Social corre ahora peligro, pese a estar a punto de concluir

'Queremos simultanear esta situación negativa con el mantenimiento de la voluntad de acuerdo con la patronal', aseguró Méndez, a la vez que reconoció que las medidas aprobadas ayer 'no sólo no ayudan', sino que 'perjudican' al Diálogo Social'. Toxo también lamentó que las medidas se hubieran anunciado en un momento como éste, cuando los agentes sociales están a punto de cerrar un acuerdo con el Gobierno, el primero desde que comenzó la crisis en 2008.

En cualquier caso, Toxo recordó que la reforma laboral vendrá aparejada de una financiación que las medidas de ayer ponen en duda. Además, el hecho de que el Gobierno incumpla acuerdos sociales anteriores pone en entredicho la validez del pacto, según los interlocutores sociales.

En ambos sindicatos, la sensación es de que de nuevo 'pagan los de siempre', y se resalta una decepción por la 'quiebra en el discurso de Zapatero'. 'Al final hemos visto un presidente que tenía buenas intenciones y creía que la política podía más que la economía. Pero los mercados han vencido', se lamentaba un dirigente sindical. En este sentido, Méndez y Toxo advirtieron de la mella que harán estas medidas en el crecimiento de los próximos años, un punto que el propio presidente aceptó en sede parlamentaria al reconocer que se cobrarían 'algunas décimas del PIB'