Público
Público

Los sindicatos preparan movilizaciones contra la agenda 'oculta' de Mas

CCOO y UGT consideran inadmisible exigir un nuevo sacrificio a los empleados públicos y anuncian movilizaciones contra la Generalitat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El segundo plan de ajuste lanzado por la Generalitat augura un otoño caliente en el sector público catalán ante la nueva agenda de recortes salariales anunciada por Artur Mas. Los sindicatos sacaron ayer tarjeta roja tras el nuevo tijeretazo que se suma a las sucesivas rebajas de ingresos.

CCOO y UGT coincidieron en calificar de 'inadmisible' el 'nuevo sacrificio' exigido a los funcionarios y anunciaron próximas movilizaciones. Josefina Pujol, coordinadora del Área Pública de CCOO, advirtió que toda modificación de las condiciones laborales de los empleados públicos tiene que pasar por la mesa de negociación y rechazó el nuevo recorte tras el tijeretazo del 5% en 2010 y la congelación salarial de 2011.

'Se ha demostrado que esto no sirve para nada, porque cada vez estamos peor', añadió la dirigente sindical, quien presentó el anuncio-sorpresa de Mas como una 'falta de respeto a la concertación social'. Pujol aseguró que el sindicato responderá con nuevas movilizaciones, aunque sin precisar las fechas ni las modalidades.

El Govern retrasó el Presupuesto para no mostrar sus cartas sobre el nuevo ajuste

Desde UGT, el responsable del sector de la función pública de la Generalitat, Xavier Casas, también ha anticipado protestas. El dirigente ugetista afirmó que 'llueve sobre mojado' y censuró que el Govern no haya expuesto sus planes en una mesa de diálogo con los empleados públicos, 'que es donde se tienen que presentar unas medidas de la magnitud de lo que se está proponiendo'.

Además de los dos grandes sindicatos, también la Federación de Asociaciones de Vecinos de Catalunya, asociaciones de usuarios y consumidores y otros sectores afectados por el plan de recortes salariales y aumentos de tasas consideran sumarse a las protestas. Entre tanto, el Govern intenta lanzar mensajes apaciguadores sobre el alcance de las nuevas medidas de ajuste.

Homs admite que lanzar el plan antes del 20-N era 'una bomba de relojería'

El Govern se apresuró ayer a citar a los sindicatos en la mesa de negociación de la función pública el 30 de noviembre y 1 de diciembre para abordar los salarios de los funcionarios en 2012. Al mismo tiempo, la vicepresidenta y responsable de la función pública, Joana Ortega, precisó que la nueva reducción salarial se aplicará sobre un complemento de la nómina dos veces al año, coincidiendo con el cobro de las pagas extra de junio y diciembre. Asimismo, el portavoz del Ejecutivo, Francesc Homs, aseguró que el recorte de sueldos se hará de forma proporcional y 'tocando complementos salariales'. Homs subrayó que 'la voluntad es procurar que no sea lineal, porque el esfuerzo no se puede pedir igual a todo el mundo, como se hizo en mayo de 2010', añadió el portavoz, quien aseguró que el recorte será 'muy asumible'. Los sectores más vulnerables a la nueva vuelta de tuerca del ajuste están a la espera de más detalles de un plan que ha cogido por sorpresa a la oposición y al movimiento sindical.

El Govern aplazó la presentación del Presupuesto de 2012 para retener la agenda oculta del nuevo plan de ajuste, que supone un recorte añadido de 1.000 millones en las cuentas públicas para lograr el objetivo de déficit del 1,3% en el próximo ejercicio. El propio Francesc Homs admitió ayer que el nuevo menú de recortes salariales y aumento de tasas y recargos fiscales habría tenido los efectos de una 'bomba de relojería' en la campaña.

Un día después de la nueva fase de rigor lanzada a rebufo de la victoria electoral de CiU, el inesperado acelerón del ajuste explica la resistencia del Govern a mostrar sus cartas antes del 20-N. El líder de ICV, Joan Herrera, llegó a denunciar un 'fraude democrático'. El Govern incluso obvió la ley que obliga a presentar el proyecto antes del 10 de octubre bajo el argumento de que los gobiernos anteriores también la habían incumplido y alegando la necesidad de mantener el debate presupuestario al margen del pim-pampum electoral, según expresión del propio Homs.

Fernández Díaz dice que 'ni de broma' se pagará el Fondo de Competitividad

'Si hubiéramos planteado esto en plena campaña habría sido una bomba de relojería para el debate parlamentario', declaró Homs, quien se jactó del coraje de Artur Mas con la enésima salva de consumo interno: 'O nos reflejamos en Andalucía o nos reflejamos con los alemanes', afirmó.

En este clima, el diputado conservador Jorge Fernández Díaz afirmó ayer que Rajoy no anticipará 'ni de broma' los 1.450 millones del Fondo de Competitividad reclamados por CiU y por el propio PP. 'En el actual contexto de crisis no se puede pedir lo que no se puede dar y anticipar no es cumplir', dijo. Las agendas ocultas no paran de aflorar.