Público
Público

Sindicatos y el 15-M marchan a favor del referéndum

Miles de personas claman contra un cambio constitucional "innecesario, inconveniente e inútil"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de personas salieron ayer a las calles de varias ciudades españolas para protestar contra el fondo y la forma en la que se ha orquestado una reforma la limitación el déficit público en la Constitución que consideran 'innecesaria, inconveniente e inútil' y para pedir que su aprobación en el Congreso y el Senado sea ratificada mediante una consulta popular vinculante.

En Madrid, convocados por 34 organizaciones, entre ellas los sindicatos UGT y CCOO, 25.000 manifestantes, según la organización, se dieron cita en las inmediaciones de la plaza de Cibeles, donde la marcha comenzó sobre las siete y media de la tarde. La empresa especializada Lynce, por encargo de Efe, calculó un máximo de 4.843 asistentes a las 20.20 horas. El Movimiento 15-M también quiso estar presente en la protesta, pero sus integrantes ya habían avisado de que no marcharían al lado de los sindicatos, los partidos políticos y el resto de organizaciones. De ahí que exhibieran su descontento con mensajes irónicos del tipo '¡Sindicatos, gracias por venir!' o críticos como '¡CCOO y UGT, hermanos de PSOE y PP!'.

Toxo (CCOO) aboga por que la consulta se celebre el 20-N junto a las generales

Intentaron guardar distancia y ambos grupos sólo llegaron a juntarse durante unos minutos en la Puerta del Sol, donde algunos indignados silbaron al ver el escenario que habían montado las organizaciones sindicales.

Fue precisamente en el kilómetro cero de la capital donde los actores Mónica García y José Gamo leyeron un manifiesto en el que calificaron la reforma de 'antidemocrática'.

En el texto, los convocantes piden a los senadores que no apoyen hoy la reforma en el pleno y que sean los ciudadanos los que tengan la oportunidad de decidir. En este sentido, calificaron de 'grave atentado a la soberanía popular y al prestigio de las instituciones democráticas' este cambio en la Constitución. Por ello, también solicitan a todos los parlamentarios que en los 15 próximos días tengan la oportunidad de solicitar la convocatoria de un referéndum, lo hagan.

IU reclama que la Carta Magna incluya un techo al fraude fiscal

Con frases como '¡Así no, esto no!', el manifiesto calificaba de intolerable que una reforma de tanta trascendencia se haya aprobado en 15 días 'hurtando a la ciudadanía la posibilidad de pronunciarse'.

Los convocantes denunciaron también que la modificación pone en grave riesgo el Estado del bienestar, al tiempo que achacaron el gran déficit público a las regresivas reformas fiscales realizadas en los últimos 15 años, además de a la crisis y la especulación inmobiliaria. Los manifestantes marcharon tras una pancarta en la que podía leerse el lema 'Contra la reforma de la Constitución. ¡Referéndum ya!'.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez; el coordinador federal de IU, Cayo Lara, y el portavoz de la federación en el Congreso, Gaspar Llamazares, se situaron en la cabecera, que avanzó por la calle de Alcalá hasta Sol. También estaba el líder de Equo, Juan López de Uralde.

'¡Sindicatos, gracias por venir!', se leía en la pancarta de los indignados

En la cabecera, Toxo aseguró que someter la reforma a una consulta pública 'es tan simple' como poner una urna más en los colegios electorales el 20-N. A su parecer, la reforma ha sido impuesta por exigencias de 'fuerzas extrañas' externas que sólo pretenden 'asegurar el negocio' a costa de la calidad democrática.

Por su parte, Méndez alertó de que el cambio constitucional puede suponer 'serios riesgos' en materia social. 'Tenemos razones más que suficientes y avaladas por la realidad para que esto no siga adelante', matizó. Lara, por su parte, aprovechó la marcha para reclamar que la Carta Magna incluya un techo de fraude fiscal del 0,4% del PIB.

Las banderas republicanas y con las siglas de los sindicatos fueron los símbolos más exhibidos en una marcha que avanzó de manera poco bulliciosa y en la que sólo se escucharon tímidas consignas a favor de una huelga general. Las pancartas en las que los ciudadanos denunciaban cómo PSOE y PP habían orquestado una reforma constitucional sin consenso sí podían contarse por decenas. 'Democracia, ¿dónde estás?', 'Rompéis el pacto social' y 'Exijo votar el cambio constitucional' eran algunas de ellas.

Logroño, Palma, Zaragoza, Valladolid y Bilbao fueron otras ciudades españolas que también se echaron a la calle.

En Logroño, los sindicatos se unieron a la convocatoria del 15-M en un acto que convocó a 2.000 personas. En Zaragoza, salieron a la calle unas 2.000 personas, según los convocantes. Y en Palma, una cadena humana de más de 300 ciudadanos conectó las sedes de PP y PSOE como medida de protesta.

La Unión Progresista de Fiscales (UPF) ha manifestado 'su total rechazo, tanto en el fondo como en la forma, a la reforma constitucional que está a punto de consumarse'. En cuanto al fondo, porque 'supone la constitucionalización del modelo neoliberal en detrimento del Estado social de derecho proclamado en la Constitución española'. Y en cuanto a la forma, por el 'déficit democrático con el que se pretende llevar a término la reforma constitucional proyectada, en un momento en que la sociedad española reclama una mayor participación directa y democrática'. Por ello, la UPF reclama un referéndum.