Público
Público

Los socialistas se centran en mantener Barcelona

CiU ha logrado 130.767 votos más que los socialistas en la capital catalana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Perdida la Generalitat, los socialistas catalanes se centran ahora en mantener el Ayuntamiento de Barcelona, la institución más importante que queda en su poder. Pero no será nada fácil. El bastión socialista puede caer en las próximas elecciones del 22 de mayo, a juzgar por las encuestas desde hace meses marcan una tendencia a la baja y también por los resultados del domingo. En Barcelona, CiU le ha sacado 130.767 votos al PSC.

El primer secretario del PSC en Barcelona, Carles Martí, compareció ayer ante los medios de comunicación para comentar estas cifras y optó por quitarles hierro. Martí aseguró que los resultados no son una premonición de lo que pasará en mayo y recordó que 'ya se ha demostrado en muchas ocasiones que los barceloneses votan con criterios distintos en función de las elecciones'. Según esta lógica, hay barceloneses que el domingo votaron a Artur Mas pero que en mayo pueden cambiar su voto y confiar en el PSC. Martí insistió en que se trata de 'dos dinámicas distintas'.

El líder de los socialistas de Barcelona consideró incluso 'una falta de respeto al electorado que algunas fuerzas políticas ya estén extrapolando los resultados' de la Generalitat al ayuntamiento. Martí se refería al alcaldable de CiU a la alcaldía de Barcelona, Xavier Trias, que ayer celebró como suyo el triunfo de su compañero Artur Mas. CiU ya se frota las manos ante la posibilidad de controlar la Generalitat y, por primera vez en su historia, el Ayuntamiento de Barcelona.

El representante socialista aseguró que la aplastante victoria de Mas 'no cambia nada' de los planes del PSC en la capital catalana.

La confianza de Martí choca con el discurso de humildad y de renovación que hizo horas antes José Montilla después de salir de la comisión de la ejecutiva nacional del PSC y anunciar que deja su escaño de diputado. Montilla habló de 'cambios' y de 'rehacer el proyecto', mientras que Martí habló de 'confianza ' y de tener 'un proyecto sólido'.

La federación del PSC de Barcelona y la dirección del partido mantienen un pulso desde hace meses. Los socialistas de la capital catalana cierran filas con el alcalde, Jordi Hereu, mientras que algunas voces de la ejecutiva nacional todavía no lo tienen claro. Ayer mismo, el propio José Montilla, primer secretario del PSC, no quiso confirmar que Jordi Hereu termine siendo el candidato a la alcaldía y en muchas ocasiones ha dejado la puerta abierta a que se pueda presentar otra persona. Con los resultados electorales del domingo, la dirección nacional del partido pierde fuerza y dificulta la posibilidad que puedan llegar a imponer a otro candidato.

El actual alcalde, Jordi Hereu, consideró ayer que los resultados son 'una lección' que hay que tener en cuenta. Aún así, aseguró que es 'muy factible' que su formación logre recuperar la confianza de los ciudadanos. La estrategia, según dijo Hereu, es 'hacer valer la obra de gobierno' de estos cuatro años. El ayuntamiento considera que ha hecho un buen trabajo, pero que no lo ha explicado bien.