Público
Público

Sol cobija 53 plazas indignadas

Acampados de ciudades españolas se concentran en Madrid para compartir propuestas y aunar acciones que fortalezcan al 15-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siguen tan 'indignados' y 'cabreados' como hace tres semanas, cuando, junto a decenas de miles de personas, se manifestaron para denunciar la perversión del concepto de democracia por parte de 'los poderes económicos y políticos'. No se resignaron a que su protesta fuera un acto único y decidieron acampar en las plazas de sus ciudades para exigir 'cambios urgentes' en un sistema que ni les gusta, ni les representa.

Acampados de 53 ciudades españolas se han trasladado este fin de semana a Madrid para compartir propuestas y hablar de posibles acciones que les puedan dar más visibilidad y que refuercen al Movimiento 15-M. A pesar de que el encuentro tuvo lugar en Madrid, insisten en que no entienden sus actuaciones desde la 'centralización', sino de la 'coordinación'.

Los concentrados abogan por las asambleas de barrio y manifestaciones masivas, pero puntuales

Desde Cáceres a Oviedo, pasando por Valladolid, Teruel, Sevilla o Barcelona, los portavoces de las diferentes acampadas tomaron el megáfono para hablar de cómo estaba evolucionando el movimiento en sus ciudades o transmitir a sus compañeros alguna de las acciones más inmediatas que estaban debatiendo en sus asambleas. Así, desde la acampada de Santiago propusieron la exigencia de 'listas blancas' o la prohibición de que corruptos o imputados puedan presentarse a las elecciones. Los indignados de Valladolid, por su parte, apostaron por mantener el movimiento a través de concentraciones un día por semana. Y los de Barcelona, por realizar una caravana informativa con el mensaje del movimiento que acabará con una concentración en Madrid el 19 de junio.

La posibilidad de realizar manifestaciones en todas las ciudades españolas, e incluso en el resto del mundo, el próximo día 19, en la línea de lo que fue la del 15 de mayo y que originó el movimiento, fue una de las propuestas que más ilusión generó entre asistentes. Además, algunas acampadas apuntaron la posibilidad de llevar a cabo acciones descentralizadas el próximo día 11, cuando los representantes electos tomen posesión en los en los ayuntamientos. A falta de que las asambleas de las diferentes acampadas aprueben las propuestas, no se conocen todavía los términos en los que se realizarían.

A pesar de que sí se escucharon propuestas un asistente de Sevilla recordó a sus compañeros que no había que olvidar que el inicio del movimiento era la 'indignación contra políticos, medios y banca', el debate sobre la continuidad o no de las acampadas también estuvo presente.

Planean acciones el día 11, cuando los cargos electos tomen posesión, y una gran concentración el 19-J

Sigue sin haber consenso sobre la pertinencia o no de mantener los asentamientos en la mayoría de las plazas, entre ellas las de Zaragoza, Almería, San Sebastián, Huesca, Vigo o Madrid. No obstante, otras que ya han decidido recoger las tiendas de campaña, como las de Elche, Zamora o Cuenca, abrieron ayer vías de comunicación para consensuar un posible 'levantamiento conjunto'.

En un receso, un grupo de indignados andaluces aprovecharon para intercambiar impresiones sobre la situación del movimiento en su comunidad. 'En ciudades reivindicativamente más fuertes como Sevilla o Granada, donde hay gente suficiente como para mantener la acampada y el movimiento en los barrios, es más fácil mantener los campamentos', afirmó uno de ellos. Sin embargo, en ciudades con menos habitantes, mantener el ritmo de los primeros días se hace más complicado. Esta situación es extrapolable a las acampadas de otras ciudades más pequeñas como Teruel o Cáceres, en las que las mismas personas que pasan la noche al raso tienen que implicarse con su expansión a los barrios.

En cualquier caso, ninguna decisión sobre el levantamiento o no de las acampadas iba a tomarse ayer, pues es una decisión que depende de la asamblea general de cada municipio.

Los indignados volcarán las conclusiones en la asamblea general de las doce de hoy

Daniel Romeo, portavoz de la acampada de Santiago, se trasladó a Madrid junto a cuatro compañeros más. Tras la primera mañana de debate e intercambio con el resto de acampados, la sensación era 'muy positiva'. 'Creo que podemos llegar a grandes acuerdos', afirmó.

'Una revolución no puede hacerse si Asturias no está presente', bromeó uno de los 15 indignados asturianos que se trasladaron a Madrid este fin de semana. Este grupo aprovechó la ocasión para informar de que hoy se celebrará en Avilés una manifestación de apoyo al movimiento, que irá desde la plaza del Ayuntamiento hasta el Centro Cultural Oscar Niemeyer. '¡Queremos que el Niemeyer no sea un centro elitista, sino que sea de todos!', exclamó uno de ellos.

Por la tarde, el debate continuó con temas como la coordinación telemática de las acampadas o los nuevos métodos de colaboración del movimiento en la red. Antes de emprender camino de vuelta a sus ciudades, los indignados volcarán las conclusiones de este fin de semana de trabajo en la asamblea general de las doce de hoy.