Público
Público

"La solidaridad empieza a tener mala prensa"

Entrevista a José Chamizo, Defensor del Pueblo Andaluz. Para el decano de los defensores españoles sólo las redes familiares y sociales están evitando un empobrecimiento masivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Chamizo (Los Barrios, Cádiz, 1949), decano de los Defensores del Pueblo, cumplirá en julio 15 años en el cargo en Andalucía, donde concita un amplio consenso político y social. El año que viene concluye su tercer ciclo como Defensor. '¿Repetir? No sé ni lo que haré mañana', responde sobre sus intenciones de futuro. La crisis convirtió 2010 en el año con mayor actividad de la institución que dirige, a la que el Estatuto encomienda la defensa de los derechos sociales de los andaluces. Chamizo, sacerdote con profundo compromiso social, cree que es 'necesaria' una reforma que dé poder vinculante a sus informes. 'Mientras tanto', dice con una sonrisa irónica mientras fuma un cigarrillo electrónico, 'sólo me queda la magistratura de la persuasión'.

Mariano Rajoy ha planteado la posibilidad de reducir Defensores.

Es sorprendente. Hay instituciones menos necesarias. Esta, con gasto limitado, tiene gran capacidad para atender. Pero aquí no hay problema. Es una figura que está en el Estatuto. Los que más riesgo tienen son los de Castilla-La Mancha y Navarra.

¿La crisis ha disparado la pobreza?

Según la plataforma Pobreza Cero, hay 500.000 pobres en Andalucía. Pero esta cifra no ha aumentado. Lo nuevo es que hay mucha gente de las clases medias que puede caer cuando se acaben las ayudas. De momento las familias y las redes sociales funcionan. Cáritas, Cruz Roja, parroquias... Y gente a título individual.

¿La caridad mantiene el sistema?

La caridad tiene mala prensa, pero es fruto del amor al otro. También empieza a tener mala prensa la solidaridad. Yo creo, como Victoria Camps, que complementa a la justicia.

Pero debe ser desde lo público...

Nosotros pedimos aprobar en Andalucía la ley de inclusión social para fijar itinerarios que eviten la marginación. Ya hay acuerdo entre Gobierno, sindicatos y empresarios, pero la ley está parada.

'La gran revolución pendiente es que la política gobierne realmente la economía'

¿Se puede legislar sobre cuestiones como la inclusión?

Si hay voluntad, sí. Es verdad que el mercado impera, pero por ejemplo ya se han dado pasos para garantizar el derecho a la vivienda. Lo que pasa es que nos ha cogido esta crisis de por medio. Pero si algo tiene interesante el Estatuto son los derechos sociales, que mal que bien van tirando: educación, salud, dependencia... Son derechos que hay proteger siempre.

Es difícil con un millón de parados en Andalucía.

Lo primero es resolver eso. Pero hasta entonces no vamos a estar de brazos cruzados. Por eso la sociedad se moviliza por la gente que no tiene nada.

Pero usted ha dicho alguna vez que percibe una crisis de valores...

El economicismo nos ha llevado al individualismo, pero también hay grupos comprometidos. Hace poco estuve con el colectivo Diamantino García, que ayuda a inmigrantes, toxicómanos... Esto no va a peor gracias a gente así. Si cuando salgamos aún pensamos que lo fundamental es el dinero, la crisis no servirá para nada.

¿Merece la política su desprestigio?

Individualmente no. Hay mucha gente luchando. Colectivamente sí. La gente sólo ve eternas discusiones.

¿Nos gobiernan los mercados?

Estamos a su capricho. La gran revolución pendiente es que la política gobierne realmente la economía.

¿Percibe impotencia en la Junta para combatir la crisis?

La percibo en un momento casi de desesperación, porque no hay recursos económicos. Hay que agudizar el ingenio. Es importante salir del discurso del 'no hay dinero'.

'Las empresas rentables deben ayudar socialmente'

¿Qué se puede hacer sin dinero?

Sería barato coordinar las administraciones. Falta coordinación.

¿El recorte social en marcha lastra la lucha contra la exclusión?

Ahí no se debe recortar. Si no, todo será mucho más caro después.

Pero el Gobierno quita la ayuda de 426 euros a los parados...

Error grave. Ese dinero te permite levantarte y salir a tomar café y a intentarlo. Si no tienes, te da una depresión. Cada vez hay más casos. Aquí vienen muchos deprimidos. A veces demasiado, pobres míos.

...y la Junta suprime las ayudas al empleo contra la droga en Cádiz.

¡Cómo se puede cometer esa torpeza, si el taller de empleo del Campo de Gibraltar es el más valorado! No entiendo a qué cabeza brillante se le ha ocurrido. Es vergonzoso.

¿Hay salida social a la crisis?

Sí, pero tanto las administraciones como las empresas rentables deben echar un cable y ayudar socialmente.

¿Las empresas?

Cepsa, por ejemplo, aunque a mis amigos ecologistas no les guste que lo diga, tiene programas útiles.

¿Alguna además de Cepsa?

Algunas cajas de ahorros... No sé.

¿Los Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), como los de Málaga o Tarifa, cerrarán?

'¿Prejubilaciones falsas? Estoy atónito. Pero es positivo que la Junta esté colaborando'

Yo cerraba todos los CIE. Son un limbo jurídico raro. No sirven para nada y suponen un gasto tremendo sin rentabilidad social. Fíjate, muchas veces pasa el plazo para expulsarlos y los mandan otra vez a la calle.

¿Es partidario de que los inmigrantes regulares voten en todas las elecciones?

Sí. 'Aquí vivo, aquí voto', que dice la campaña. Y hasta en las locales es complicadísimo, con tanta traba.

¿Ha mejorado el Decreto de Parques Naturales en el trámite hasta su aprobación? Usted fue muy crítico desde el principio.

Ha mejorado, porque restringe en parte la capacidad de los alcaldes [para decidir dónde se construye]. Pero seguimos con dudas. Aunque están más atados en corto, creemos que aún se puede vulnerar la normativa básica estatal. Con el litoral como está, me da miedo que también vayamos a dañar los parques.

¿Cree justificado el temor de los funcionarios andaluces ante la reforma del sector público andaluz?

Ellos creen que sí, pero el Gobierno dice que no. Estaremos muy pendientes al desarrollo estatutario de las agencias para no permitir que los funcionarios pierdan potestades.

¿Qué impresión le causa el escándalo de los prejubilados falsos?

Estamos preocupados y atónitos. Pero es positivo que la Junta esté colaborando con la justicia, en ocasiones incluso adelantándose.