Público
Público

El último sondeo oficial sentencia el Tripartito

CiU se mantiene a más de diez puntos del PSC en intención de voto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La última encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), el ente demoscópico del Govern, no dibuja un escenario halagüeño para los intereses de la izquierda. De celebrarse hoy las elecciones, CiU y Artur Mas gobernarían con total seguridad y, además, lo harían con envidiable comodidad. Los partidos del Govern siguen con una expectativa de voto baja y con su electorado desmovilizado, pero ayer se aferraban al momento de la encuesta o a un repunte de voto directo para dar pábulo a escenarios mejores para el 28-N.

En relación al último sondeo, CiU baja menos de un punto, el PSC se queda igual y sigue a diez puntos de los nacionalistas en voto directo y ERC remonta y pasa de 6% a 7,4%. El PP y Ciudadanos suben significativamente. El primero pasa de 3,8% a 6,2% y el segundo de 1% a 2,1%. ICV-EUiA pierde algo de apoyo y los votos a otras fuerzas pasan del 1,5% al 4,2%. Ello hace prever que la Solidaritat per la Independència de Joan Laporta estará en el Parlament.

Las formaciones extraparlamentarias y las de derechas mejoran posiciones

El PSC recordó que el estudio era anterior a que José Montilla anunciara que, aunque sumara, no repetiría el Tripartito y que, por tanto, no recoge el efecto de su proclama.

Y CiU y ERC se apresuraron a hacer extrapolación del voto directo del CEO en escaños. CiU aseguró que la encuesta les da entre 62 y 65 de los 135 escaños del Parlament. A los socialistas, que tienen 37, les concedían 29 ó 30 y a ERC, con 21, entre 13 y 14. Los republicanos, en cambio, se otorgaban entre 16 y 17 y 62 para CiU y 33 para el PSC. Ni los unos ni los otros contemplaban la aparición de nuevos partidos.

La encuesta detecta una importante apatía del electorado de izquierdas pese a que hay menos indecisos en esta oleada que en la anterior. De los que votaron a CiU y al PP en 2006 el 78% y el 69%, respectivamente, lo volverán a hacer. Del PSC es el 48%; de ICV-EUiA, el 57%, y de ERC, sólo el 35%. De los antiguos votantes del PSC, un 14% se pasa a CiU y el grueso de sus pérdidas se concentra en la abstención. En el caso de ERC, un 14% pasa a CiU y casi un 16% a otras opciones (se entiende que a Reagrupament o a Solidaritat). Las tres formaciones de izquierdas son las que tienen más electores que no saben aún si votarán.

El PSC dice tener mejores expectativas y ERC, que empieza a remontar

La valoración de los líderes también arroja datos para la preocupación de los partidos del Govern. Se imponen Josep Antoni Duran i Lleida y Artur Mas, ambos de CiU, con un 6,2 y un 5,6. Les sigue la ministra de Defensa, Carme Chacón. El primer candidato del 28-N que aparece tras Mas es Joan Herrera. Se queda con un 4,6 y un grado de conocimiento de sólo el 68%. Y Joan Puigcercós es peor valorado por sus votantes que sus compañeros Joan Ridao y Josep-Lluís Carod-Rovira, hasta ahora número dos del Tripartito.

DISPLAY CONNECTORS, SL.