Público
Público

Sonia Castedo toma posesión bajo la sospecha del caso Brugal

La nueva alcaldesa de Alicante asegura que "lo que las urnas han dicho no puede modificarse en otros lugares"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, ha jurado el cargo reafirmando la legitimidad de su elección y asegurando que 'lo que las urnas han dicho no puede modificarse en otros lugares'. Sonia Castedo reconoció recientemente haber recibido regalos del empresario Enrique Ortiz , imputado en el caso Brugal, y afirmó que era 'lo normal' en 2008.

Castedo ha tomado posesión en un pleno marcado por las sonoras protestas de centenares de 'indignados' en el exterior (cuyas pitadas se escuchaban dentro), que protestaban contra la corrupción tras conocerse las supuestas ilegalidades en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), dentro del caso Brugal en el que aparece como implicada la alcaldesa popular.

'Considero necesario que entendamos que la política se dirime en los foros políticos y no en estamentos ajenos. Lo que las urnas han dicho no puede modificarse en otros lugares', ha leído en su primer discurso Castedo, que no ha sido escuchada por los dos concejales de EU, que al inicio de su intervención han abandonado el consistorio para unirse a los 'indignados' de la calle.

Se ha dirigido a la oposición, formada por PSPV-PSOE, EU y UPyD, para que aparquen 'el resentimiento permanente y el sobresalto, cuando no el odio' y les ha añadido que esos valores no son una buena estrategia como se ha visto en su 'contundente voto de castigo', en referencia a la holgada mayoría absoluta del PP.

En declaraciones posteriores a los periodistas, la portavoz socialista, Elena Martín, ha lamentado que Castedo haya tomado posesión y no haya renunciado por 'dignidad, ética y decencia' a raíz de lo conocido en el Brugal.

A la salida, el concejal y presidente de la Diputación y del PP de Alicante, José Joaquín Ripoll, imputado en el Brugal, varios concentrados le han rodeado e insultado hasta que ha tomado su coche oficial, y el ex alcalde alicantino Luis Díaz Alperi también ha esperado le recogieran, no sin antes opinar a los periodistas que los jóvenes no eran del 15-M sino 'antisistema'.