Público
Público

Sortu "reniega" de la violencia tras registrarse en Interior

Los promotores presentan sus estatutos ante el Registro de Partidos del Ministerio del Interior pero rechazan pedir la disolución de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Van a reunirse con las víctimas de ETA? ¿Condenan los atentados que ha cometido la banda? ¿Por qué no piden su disolución? ¿En cuántos municipios planean presentarse en mayo? Estas fueron las preguntas que los miembros de la primera dirección de Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale, dejaron ayer sin contestar durante su presentación en Madrid. En la mayoría de los casos, su portavoz, Iñaki Zabaleta, argumentó que habían sido satisfechas con el texto que acababa de leer, en el que repetía lo expresado el día anterior en Bilbao y que, a su vez, reflejaba lo expuesto por el abogado Iñigo Iruin el lunes.

'Sortu es un proyecto nuevo absolutamente, que nace de una ruptura con el pasado, que reniega de la violencia, que rechaza la violencia y no la acepta en absoluto, ningún tipo de violencia. Esa es mi respuesta', dijo Zabaleta. En realidad, el profesor de la Universidad del País Vasco no tenía previsto conceder un turno de preguntas, como ya hizo el martes en su primera intervención. Pidió por ello comprensión a los periodistas que, dispuestos a hacer su trabajo, le contestaron con una batería de preguntas sin orden ni micrófono.

Los promotores eluden condenar el pasado de ETA y se ciñen a los estatutos

'En estos momentos no podemos avanzar nada más', respondió el portavoz de Sortu a la cuestión de si buscarán un encuentro con las víctimas de ETA. 'Eso es adelantarse muchísimo en el tiempo', afirmó tras ser interrogado por sus planes para concurrir a los comicios del 22 de mayo. Ante la pregunta de si su partido condenaba los más de 800 asesinatos de ETA, Zabaleta se limitó a repetir que su partido rechaza 'todo tipo de violencia, incluida y particularmente la de ETA'. 'El término rechazo es social y jurídicamente completo', añadió.

Ni siquiera satisfizo Zabaleta la pregunta sobre la identidad de las personas que suscribían los estatutos que minutos antes habían registrado en el Ministerio del Interior. Después se supo que una joven que flanqueaba al portavoz de Sortu, Maider Etxe-berria, quien no perdió la sonrisa ni cuando la comparecencia se puso tensa, actuará como secretaria general del incipiente partido hasta la convocatoria de su primer congreso.

El Gobierno estudia su contenido antes de enviarlos a la Fiscalía

De Iñaki Zabaleta, que militó en HB a finales de los setenta, las crónicas de la época rescatan un encierro en la Diputación Foral de Pamplona en favor del euskera el día de Nochebuena de 1979. El entonces diputado foral Jaime Ignacio del Burgo resolvió ordenando a la Policía desalojar. Zabaleta, por entonces director de una ikastola, fue el único acusado de atentado a la autoridad entre los nueve detenidos. Al parecer, se apoyaba en muletas.

A la comparecencia de ayer acudieron medio centenar de periodistas, entre ellos 15 cámaras de televisión, una legión de fotógrafos y los corresponsales de la prensa internacional acreditados en Madrid, que participaron activamente en las protestas de los periodistas por la negativa a responder preguntas de Zabaleta.

La comparecencia fue albergada por el Círculo de Amigos de la Unesco, una asociación nacida en el franquismo que sigue fomentando el libre pensamiento y cuyos responsables reconocieron desconocer el contenido del acto. Los promotores de Sortu estuvieron acompañados durante toda la mañana por el líder del Sinn Féin Alex Maskey, quien instó al Gobierno a 'aprovechar esta oportunidad'.

El Departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba estudiaba ayer el contenido de los estatutos de Sortu antes de remitirlos a la Fiscalía.