Público
Público

El 'spam' se cuela en el Congreso

Distintos grupos de presión, como antiabortistas y antitaurinos, saturan los correos electrónicos de los diputados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las cuentas de correo electrónico de los diputados son un filón para los 'lobbies'. Distintos grupos de influencia promueven el envío masivo de correos electrónico a diputados del Congreso colapsando sus direcciones con la consiguiente indignación de sus señorías.

Ante tal situación los grupos parlamentarios están estudiando pedir más seguridad a los servicios informáticos de la Cámara Baja, una solución compleja por la limitación del sistema. Antiaboristas y antitaurinos son algunos de los grupos más activos.

En las últimas semanas los diputados españoles han notado como sus correos electrónicos se llenaban de miles mensajes no deseados en los que se criticaban o protestaban por distintos planteamientos políticos. Específicamente en las últimas dos semanas se han hecho notar las protestas por el conocido como 'pensionazo'.

Diputados de distintas formaciones aseguran haber recibido un 'correo tipo' en el que los autores advierten de que ni ellos ni sus familias les votarán en las próximas elecciones por haber apoyado 'una rebaja del 25% de las pensiones de clases pasivas', una acusación que, según recalcan algunos de los receptores, es totalmente falsa.

Con motivo de la discusión de una propuesta para prohibir los transgénicos en España, también varios diputados del PSOE se encontaron con miles de mensajes en su bandeja de entrada instándoles a apoyar la iniciativa.

El aborto y los toros son dos de los temas más agitados. Diputados de formaciones de izquierda reciben casi diariamente miles de mensajes rechazando la ampliación de la Ley de interrupción del embarazo que se discute en la Cámara Baja.

También son frecuentes las oleadas de miles de mensajes de los antitaurinos reclamando a los diputados una postura crítica hacia la fiesta nacional y que eviten la retransmisión de corridas de toros en los medios públicos. Asimismo, es frecuente que las asociaciones contra el maltrato animal se dirijan a los parlamentarios cada vez que se celebra una fiesta local denunciando que estas tradiciones implican someter a los animales a sufrimientos y vejacines.

A todo ello se añade el 'bombardeo' masivo diario de 'spam' que reciben todas las direcciones informáticas de la red del Congreso, fenómeno habitual en otras instituciones y centros de trabajo con acceso a Internet.

Por todo ello, algunos grupos parlamentarios se están planteando pedir al Congreso que se incremente de algún modo los filtros que se establecen a los correos electrónicos con el fin de evitar el colapso del sistema.

Los miembros de la Mesa del Congreso reconocen que ya han recibido quejas a título personal de algunos diputados por este problema, pero el órgano de gobierno de la Cámara, de momento, no ha estudiado el asunto formalmente. Lo cierto es que es un tema complejo, puesto que hay que tener en cuenta que el correo electrónico es un instrumento muy útil para que los parlamentarios se mantengan en contacto con los ciudadanos.

En cualquier caso, aseguran que hay que garantizar la 'transparecia' y no olvidar que los correos que pueden incomodar a unos diputados pueden resultar muy gratificantes para otros, lo que dificulta mucho la colocación de limitaciones.

La utilización de filtros en otras instituciones ha dado lugar a situaciones rocambolescas. Según recordó un diputado catalán, durante una época en el Parlamento de su comunidad se activaba un filtro en todos los mensajes que contenían la palabra 'amor', lo que provocó que un diputado que se apellida Amorós no pudiera comunicarse con sus compañeros mediante el correo electrónico.