Público
Público

Spanair achaca el accidente al diseño del avión y a los pilotos

En el accidente, ocurrido en Barajas en 2008, perdieron la vida 154 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El accidente del avión de Spanair que se estrelló en Barajas el 20 de agosto de 2008 y provocó la muerte de 154 personas se debió, entre otras causas, a un mal diseño de la aeronave y a la distracción de los pilotos antes de despegar, según el informe que mañana ratificará ante el juez la compañía.

La defensa del informe interino de los peritos de Spanair ante el magistrado del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, Juan Javier Pérez, que investiga las causas del siniestro, está previsto que se lleve a cabo durante tres días, han señalado a Efe fuentes jurídicas.

El documento, fechado el día 11 del pasado mes, cuenta con 96 conclusiones de las que se desprende que en el diseño del TOWS (sistema de alarma de configuración inadecuada para el despegue del avión) se obvió la probabilidad de un error de la tripulación en el ajuste correcto del mismo.

'La responsabilidad de garantizar la aeronavegabilidad del diseño y los requisitos básicos del mantenimiento de los sistemas críticos para la seguridad del vuelo recaía sobre Boeing' -propietaria de McDonnell Douglas, fabricante del avión-, dicen los peritos de Spanair.

Asimismo, recuerdan que la Autoridad Aeronáutica de Estados Unidos (FAA) era responsable de 'la aprobación y certificación' de dichos aspectos.

Spanair resalta que los dos pilotos del avión estrellado estaban 'correctamente habilitados' para realizar el vuelo, pero apunta a una 'falta de la disciplina necesaria' en cuanto a que no confirmaron 'debidamente' la configuración de los 'slats' y 'flaps' para el despegue.

La compañía ofrece como razones aparentes para esa 'disciplina deficiente' la primera interrupción del vuelo tras apreciarse una anomalía en la indicación de la sonda RAT (temperatura total del aire de impacto), 'el deseo de minimizar las demoras en la salida', el 'malestar' de los pasajeros y la 'distracción ocasionada por la presencia de una tercera persona en la cabina'.

En cuanto al personal de mantenimiento implicado en la resolución de la anomalía de la RAT, Spanair afirma que estaba correctamente habilitado, a pesar de que el juez imputó desde el principio a dos técnicos de ese departamento.