Publicado: 18.05.2011 14:32 |Actualizado: 18.05.2011 14:32

Stéphane Hessel, "agradablemente sorprendido" de que España se indigne

El autor de '¡Indignaos!' ha visto la prensa española "como un niño que observa un regalo", según su editor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Stéphane Hessel ha contribuido en España con su libro '¡Indignaos!' a lograr lo que ni siquiera ha ocurrido en Francia: que su mensaje de protesta pacífica trascienda de fenómeno editorial a movimiento social, que la gente salga a la calle a decir en voz alta que la cosa no funciona, a pedir cambios.

"Hessel está agradablemente sorprendido, le he mostrado la prensa española y la miraba como un niño que observa un regalo que le hacen", ha explicado a Efe el editor español del escritor, Ramón Perelló, que el pasado lunes estuvo en París con el nonagenario autor.

Si en Francia su encendido alegato contra la indiferencia ha arrasado, en España ha ido más allá, pues no sólo ha sido un "bombazo" sino que ha "conectado con la gente y su llamada se ha difundido como algo compartido por tirios y troyanos", considera Perelló.

La clave de este mensaje que ahora enarbolan las cientos de personas acampadas en la Puerta del Sol de Madrid y otros puntos de España no es sólo su contenido, sino también, a juicio de Perelló, la indiscutible autoridad moral de la fuente de la que emana, "su capacidad de convicción, su intensa vida y su enorme credibilidad".

Porque Hessel, antes de animar a sus 93 años a los ciudadanos a que se indignen, formó parte de la resistencia francesa contra los nazis durante la II Guerra Mundial, fue torturado por la Gestapo y recluido en tres campos de concentración y fue uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

"Es obvio que esto no nace por generación espontánea", recalca Perelló, quien puntualiza que la grata sorpresa que siente Stéphane Hessel ante los acontecimientos en España está sazonada "con un pudor enorme, porque él es un hombre enormemente discreto y se pregunta ¿cómo es posible?".

El hecho de que colectivos tan diferentes, personas que nada tienen que ver salga a la calle de forma espontánea y hagan suya una misma consigna "sorprende a cualquiera y a él también", ha señalado su editor, quien cree que "el mensaje se estaba esperando y ha llegado".

Además, la esperanza es el fondo de ese pequeño libro de treinta páginas publicado en español por la editorial Destino.

"Es un mensaje que se traduce en positivo, una llamada pacífica a la respuesta activa""Es un mensaje que se traduce en positivo, una llamada pacífica a la respuesta activa, a posicionarse ante una dura realidad para actuar, lo que expresa un voto de confianza en uno mismo y en el futuro", ha añadido Perelló. La proclama "¡Indignaos!" se ha extendido como la pólvora y hay grupos que incluso han diseñado su logotipo en torno a ella, con una gran "I" flanqueada de signos de exclamación.

Además, el escritor, humanista y economista José Luis Sampedro, que prologó la edición española del libro de Hessel, ha manifestado a través de una carta y un vídeo su apoyo a los ciudadanos que se han movilizado.

Sampedro, de 94 años, se alegra en la misiva de que la ciudadanía haya comprendido "que no basta con indignarse, que es necesario convertir la indignación en resistencia y dar un paso más" y subraya que "el momento histórico impone la acción, la movilización, la protesta y la rebelión pacífica".

Destino publicará en España el próximo 1 de septiembre la obra que Hessel escribió después de "¡Indignaos!": "¡Comprometeos!".