Público
Público

El Supremo condena a Pedro J. Ramírez por decir que Garzón "interroga como un nazi"

El director de 'El Mundo' deberá pagar 1 euro al ex magistrado y tendrá que publicar la sentencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo ha condenado al director de el diario El Mundo, Pedro J. Ramínez, y a Unidad Editorial por utilizar expresiones como como 'montaje', 'linchamiento', 'interroga como un nazi', 'prevaricación' o 'trampa política', para referirse a la actuación judicial de Baltasar Garzón.

La sentencia del Suprema confirma el fallo condenatorio contra el periodista y la empresa editora de la Audiencia Provincial por intromisión ilegítima en el derecho al honor del ex magistrado. Pedro J. Ramírez deberá pagar 1 euro en concepto de reparación y deberá publicar tanto en la edición impresa como en la digital las sentencias.

El origen de la querella está en las informaciones publicadas en otoño de 2006 en torno a la imputación decretada por el entonces juez Garzón de tres peritos de la Policía durante las investigaciones del caso del 11-M, donde se utilizaron las referidas expresiones.

En su sentencia, el Supremo señala que los jueces y magistrados 'están especialmente protegidos frente a las informaciones inveraces o innecesariamente vejatorias' pues 'no pueden ni deben replicar a las críticas que reciban por el ejercicio de su función jurisdiccional ni, en general, hacer declaraciones sobre los asuntos judiciales en los que estén interviniendo o vayan a intervenir'.

El tribunal entiende que la relevancia de los asuntos del 11-M y de la propia figura de Garzón podrían justificar las críticas y las noticias del periódico. Pero, a renglón seguido, subraya que tales informaciones y los comentarios editoriales 'rebasaron los límites constitucionalmente protegidos de las libertades de expresión e información para constituir una intromisión ilegítima en el derecho al honor ajeno, toda vez que no se guardó la debida proporcionalidad en su emisión y que se hicieron acusaciones de actuaciones poco dignas del demandante, contrarias a la imparcialidad judicial e incluso delictivas, todas ellas no demostradas, cuya formulación, aún con carácter hipotético, considera la sentencia que es innecesaria para los lícitos fines de informar y criticar'.