Público
Público

El Supremo ratifica la compatibilidad de Ciudadanía con la libertad religiosa

El tribunal hace públicas cuatro sentencias entre las que reitera que no existe el derecho a la objeción de conciencia en la asignatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tribunal Supremo ha concluido que los contenidos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) son compatibles con el derecho a la libertad religiosa e ideológica que proclama la Constitución. Agrega que la asignatura tampoco vulnera el derecho constitucional que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

El Supremo ha hecho públicas cuatro sentencias en las que ratifica que no existe el derecho a la objeción de conciencia en el caso de la asignatura. Los fallos resuelven cuatro recursos de casación, tres sobre sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y una del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Las sentencias, que incluyen varios votos particulares, no son literalmente exactas, ya que responden a cada uno de los recursos que se interpusieron ante el Supremo, pero coinciden en los argumentos al rechazar la posibilidad de objetar contra la asignatura.

El Tribunal, tras constatar que la actividad del Estado en materia de Educación es 'obligada', señala que esa intervención tiene como objetivo asegurar la transmisión del conocimiento del entramado institucional del Estado, además de ofrecer una instrución o información sobre los valores necesarios para el buen funcioamiento del sistema democrático.

Señala además que ese cometido estatal, debido a la fuerte vinculación que existe entre democracia y educación, está referido a todo tipo de enseñanza, tanto a la pública como privada.

La actividad educativa del Estado -agregan las sentencias-, cuando se refiere a valores éticos comunes, comprende la difusión y la transmisión de éstos, y reconoce que también es lícito fomentar sentimientos y actitudes que favorezcan su vivencia práctica.

El Supremo precisa que el Estado no puede llevar sus competencias educativas tan lejos que invada el derecho de los padres a decidir sobre la educación religiosa y moral de sus hijos, pero 'los padres tampoco pueden llevar ese derecho tan lejos que desvirtúe el deber del Estado de garantizar una educación en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales'.

Según el Supremo, los padres 'no tienen un derecho ilimitado a oponerse a la programación de la enseñanza por el Estado', y autorizar exenciones individuales 'sería tanto como poner en tela de juicio esa ciudadanía para la que se aspira a educar'.

Las sentencias han ratificado que en un Estado democrático el estatuto de los ciudadanos 'es el mismo para todos', independientemente de sus creencias religiosas y morales.

'Precisamente por ello, en la medida que esas creencias sean respetadas, no hay serias razones constitucionales para oponerse a la existencia de una materia obligatoria cuya finalidad es formar en los rudimentos de dicha ciudadanía, incluido el reconocimiento del propio derecho a la libertad ideológica y religiosa'.

La sala de los contencioso-administrativo del Supremo tampoco ha excluido 'de raíz' que en circunstancias 'verdaderamente excepcionales' se pueda entender que de la Constitución puede surgir un derecho a quedar eximido del cumplimiento de algún deber jurídico, aunque incide en que 'no estamos ante un escenario que permita reconocer el derecho a objetar'.

El Supremo no ha observado 'adoctrinamiento', ya que el fin que persigue esta asignatura es que los alumnos conozcan, comprendan y respeten algunos valores 'y que sean capaces de comportarse en la vida pública con arreglo a las normas jurídicas que los expresan', pero no busca que los acepten como 'única y exclusiva' pauta a la que ajustar su conducta ni que renuncien a sus propias convicciones.