Público
Público

El Supremo ve motivos para juzgar a Garzón por las escuchas

La causa atribuye al magistrado los delitos de prevaricación y contra las garantías constiucionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Baltasar Garzón sigue teniendo tres frentes abiertos. Tres frentes en los que el juez es el acusado: la causa contra el franquismo, los cursos en Nueva York y la investigación de la Gürtel.

En esta última batalla, el Tribunal Supremo ha decidido continuar por procedimiento abreviado la causa abierta contra el juez Baltasar Garzón, al que atribuye delitos de prevaricación y contra las garantías constiucionales por haber ordenado grabar las conversaciones que mantuvieron en la cárcel los principales imputados en la trama de corrupción del caso Gürtel y sus abogados. Garzón siempre ha negado que hubiera cometido prevaricación.

Fuentes jurídicas consultadas informaron de que el instructor de la causa, el magistrado del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro, ha dictado un auto en el que señala que hay indicios suficientes para juzgar a Garzón por los citados delito, decisión que equivale a la imputación formal del magistrado.

Pese a haberlas avalado, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anuló estas escuchas el pasado mes de marzo y las eliminó del sumario del caso Gürtel.

Barreiro da un plazo de 10 días a las partes para que presenten su escrito de acusación, paso previo para la apertura del juicio, aunque aún podría ordenar la práctica de diligencias complementarias en un proceso al que se ha opuesto hasta ahora el Ministerio Fiscal .

Garzón podría ser apartado de la carrera si es condenado por cualquiera de las tres causas abiertas

El juez del Supremo estima que existen indicios de dos delitos por parte de Garzón: prevaricación judicial y uso de artificios de escucha y grabación con violación de las garantías constitucionales, por ordenar espiar en febrero de 2009 a los abogados del caso Gürtel cuando se entrevistaban con los principales acusados de la red.

Garzón, podría ser condenado a más de 20 años de inhabilitación si es declarado culpable.

El Supremo decidió a mediados de abril proceder contra el juez en contra de la opinión de la Fiscalía, que estimó que la orden de Garzón permitió comprobar que existía una trama de corrupción que presuntamente pagaba a cargos públicos a cambio de favores empresariales.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que investiga el caso Gürtel tras la inhibición de Garzón, anuló por 'ilícitas' las conversaciones grabadas en la cárcel entre los abogados y sus defendidos.

El magistrado, que ha instruido en la Audiencia Nacional numerosas causas de terrorismo y crímenes contra la humanidad, se encuentra suspendido cautelarmente de sus funciones mientras se aclaran los procesos abiertos en su contra.

Tras ser apartado de la carrera judicial, Garzón aceptó un cargo temporal como consultor externo en tareas de asesoramiento e investigación de crímenes masivos en la Corte Penal Internacional de La Haya.

Garzón podría ser apartado de la carrera judicial si es condenado por cualquiera de las tres causas abiertas en el Supremo.

La defensa de Garzón ha entregado un escrito en el que solicita Barreiro la realización de determinadas diligencias, entre ellas que llame a declarar como testigo al magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Antonio Pedreira, que es quien actualmente investiga la trama corrupta.

El testimonio de Pedreira según la defensa de Garzón, que ejerce el abogado Francisco Baena, es importante para 'valorar la corrección o incorrección del reproche penal' que se ha formulado contra él.

También solicita la declaración de los funcionarios policiales y jefes de la investigación de la trama 'Gürtel', cuya labor dio origen a la incoación de diligencias contra los integrantes de la misma en la Audiencia Nacional hasta que en marzo de 2005 Garzón se inhibió en favor del TSJM.