Público
Público

Un talibán mata en Afganistán a dos guardias civiles y a un intérprete

Los fallecidos son el capitán José María Galera Córdoba, de 33 años, el alférez Leoncio Bravo Picayo, de 34 y el traductor Ataollah Taefi Kalili, de 54. El agresor h

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El capitán José María Galera Córdoba —casado, de 33 años y nacido en Albacete—, el alférez Abraham Leoncio Bravo Picallo —34 años y natural de A Coruña— y el intérprete iraní nacionalizado español  Ataollah Taefi Kalili, de 54, han muerto tiroteados por un talibán, chófer del capitán Bashir de la Policía Nacional afgana de Badghis, ciudad donde se ha producido el atentado, infiltrado en la antigua base de Qala-i-Naw.

Los agentes de la Benemérita, que pertenecían a la Unidad de Acción Rural con base en Logroño e iban a ser relevados el próximo 22 de septiembre, realizaban tareas de formación e instrucción a la policía afgana. 

El 'atentado premeditado', como la ha definido el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha producido a las 06:20 horas (dos horas y media más tarde en España), cuando nueve agentes de la Guardia Civil impartía clase a un grupo de 47 miembros de la Policía afgana. 

Ha sido entonces cuando el terrorista ha disparado 'con un rifle de asalto' contra los dos agentes y el traductor. Según el ministro, el atacante no tenía grado de policía y llevaba desde hace cinco meses con los miembros de la Guardia Civil. En las primeras informaciones se había dicho que el autor del ataque era el chófer del capitán Galera, una de las víctimas, pero finalmente fuentes de Interior han determinado que no era así y que, además, no tenía relación con los miembros de las tropas españolas.

Los disparos del agresor fueron respondidos por los compañeros presentes en la zona, que Rubalcaba ha cifrado en siete guardias civiles y dos soldados, provocando la muerte del conductor.

Los agentes iban a ser relevados el próximo 22 de septiembre

Los talibán se han atribuido en un comunicado el ataque. El portavoz del grupo insurgente, Qari Mohamad Yusuf, asegura que en el ataque también han muerto cuatro extranjeros y nueve policías afganos. 'Ghulam Sakhi (el autor de los hechos) tenía contacto con nosotros desde hace dos meses, y planeamos el ataque. Han muerto cuatro soldados españoles y ocho afganos', reivindican los talibanes.

El ministro del Interior no ha podido confirmar la implicación de los talibán en los hechos: 'No puedo decir si estaban o no los talibanes detrás, lo que es evidente es que se trata de un atentado premeditado, quien disparó sabía perfectamente lo que estaba haciendo y por tanto se trata de un atentado terrorista', ha subrayado.

El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, José Julio Rodríguez, viajarán esta tarde a Afganistán para hacerse cargo de la repatriación de los cadáveres.

Tras los incidentes, se han acercado unas 200 personas a las inmediaciones de la base en la que ha tenido lugar el atentado y han protagonizado un 'intento de asalto' que ha sido repelido por miembros del Ejército afgano, que, según fuentes de Interior, es el responsable de la seguridad de las instalaciones.

Estas fuentes han precisado que los incidentes han podido ocurrir cuando los afganos pretendían recuperar el cadáver del autor de los disparos.

'Planeamos el ataque', aseguran los talibán en un comunicado 

Rubalcaba ha reconodido que los policías españoles han disparado al aire al producirse el asalto, que ha sido dispersado por fuerzas afganas.

Mohamad Sadiq, cirujano en un hospital del Gobierno en Qala e Naw, asegura que al menos 18 manifestantes, algunos con heridas de bala, habían sido trasladados al centro tras el asalto. 'El estado de varios de ellos es crítico', ha advertido.

Un manifestante citado por Reuters sostiene que las víctimas entre los manifestantes se produjeron después de que los efectivos que estaban en el interior de la base dispararan contra ellos. Defensa niega que, en caso de que se hayan producido heridos, sea como consecuencia de los disparos de las fuerzas españolas.

La fuerza española desplegada en Qala-i-Naw cuenta con 875 efectivos, que incluye principalmente al Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, en sus siglas en inglés), con un componente civil y otro militar, y al Batallón de Maniobra. El componente civil del PRT combina personal diplomático, y de cooperación para el desarrollo (AECID).

En total, la Guardia Civil tiene desplegados en Afganistán un total de 37 efectivos integrados en diferentes misiones.