Público
Público

Los talibanes atacan la base española y el aeropuerto en Herat

No hay víctimas ni heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tropas españolas han sufrido un nuevo ataque de los talibanes que no ha dejado víctimas ni heridos. Tras la muerte ayer del soldado John Felipe Romero, la insurgencia ha lanzado dos proyectiles sobre el aeropuerto y la base de las tropas españolas en la ciudad afgana de Herat (oeste). La ministra de Defensa, Carme Chacón no se encontraba en la base en el momento del ataque.

Según la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en un breve comunicado, el suceso tuvo lugar anoche en la base de Camp Arena, del mando regional oeste, que abarca las provincias de Badghis, Herat, Farah y Ghor.

El Ministerio español de Defensa cifró, sin embargo, en tres los proyectiles lanzados: dos de ellos, cayeron en la parte norte de la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de las tropas españolas, y un tercero fuera, al este de la pista de vuelo.

El coronel jefe de la base, Manuel Fernández-Roca Teigell, escuchó tres explosiones, e inmediatamente las tropas pusieron en marcha el protocolo de alarma por ataque de cohetes y buscaron el lugar donde habían impactado los proyectiles.

En Herat, un oficial del aeropuerto dijo a la agencia afgana AIP que un primer proyectil cayó cerca del comedor de la instalación aeroportuaria a las 22.30 horas locales (18.00 GMT del lunes), y que otro fue lanzado contra la base sin causar daños.

Según esta fuente, los proyectiles fueron lanzados desde el cercano distrito de Guzara, en el que se han desplegado las fuerzas de seguridad, aunque por el momento no se han realizado detenciones.

El suceso ha sido reivindicado por un portavoz talibán, Mohammed Yousif Ahmadi, quien dijo a AIP que las milicias lanzaron cuatro proyectiles y que estos causaron un incendio en el aeropuerto.

El aeropuerto de Herat, a unos 15 kilómetros de la ciudad, ha sufrido varios ataques en el pasado, aunque la frecuencia de los mismos descendió tras la supuesta muerte del comandante pro-talibán Ghulam Yahya Sia-o-Shani, hace unos meses. La creciente oleada de ataques de los militantes hace ver que las tropas españolas, en teoría en una de las zonas más controladas del país por las fuerzas de la OTAN, no están a salvo.

El ministerio de Defensa ha confirmado que la ministra Chacón no se encontraba en la base de Herat durante el ataque. la totular de Defensa viajó esta mañana a Afganistán para acelerar la repatriación del cuerpo de Romero y los otros seis soldados heridos. 

Una vez allí, la Ministra se dirigió a las tropas agrandeciéndoles el esfuerzo que están haciendo por conseguir “que el mundo sea un lugar más seguro, un lugar más habitable para nuestros hijos”.

La ministra dijo asimismo que 'A pesar del profundo dolor que todos sentimos hoy, es importante que recordemos que nuestra presencia aquí es necesaria, como lo es la de los 80.000 soldados de 43 países que nos acompañan. Tenemos que proseguir nuestra misión hasta que Afganistán sea un país capaz de valerse por sí mismo y ya no represente una amenaza para el resto del mundo, ni para nuestra sociedad”. 

Ayer, John Felipe Romero Meneses falleció, y otros seis militares resultaron heridos, en un atentado con bomba al paso de un convoy en Sang Atesh, al norte de la ciudad de Quala e Naw, en la provincia de Baghdis.

En total, España tiene desplegados en Afganistán 1.068 efectivos.

Desde que empezara la guerra, un total de 90 militares españoles han perdido la vida en el conflicto, según los datos ofrecidos por la propia ministra de Defensa.

Ocho de los fallecidos murieron en acciones de guerra, 79 en accidentes aéreos (62 en el Yak-42 y 17 en el helicóptero Cougar), dos en accidentes de tráfico y uno por infarto de miocardio.