Público
Público

Taxi al Congreso, por favor

Miguel Ángel Revilla busca un sillón en el congreso Mediático como pocos, quiere defender los intereses de Cantabria desde el Parlamento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fue camarero y encuestador antes que economista. 'Así me pagué la carrera en la Universidad de Bilbao. Provengo de una familia humilde, mi madre era maestra y mi padre guarda forestal', recuerda el expresidente cántabro Miguel Ángel Revilla (Polaciones, Cantabria, 1943), que concurre por primera vez a unas elecciones generales.

Es la última empresa que ha iniciado después de una vida en la que, rememora, ha hecho de todo. Antes de saltar a la política a finales de los setenta, Revilla trabajó en la Bolsa de Bilbao, fue director de una sucursal del Banco Atlántico de Torrelavega y profesor de economía en la universidad.

'Era un hombre de éxito -con yate y todo- y tiré todo por la borda para fundar el Partido Regionalista de Cantabria (PRC)'. Corría el año 1978 y su objetivo era, según explica, defender la región uniprovincial de Cantabria.

Con estos mimbres, Revilla inició su carrera política. Primero como líder del PRC y diputado autonómico y después como presidente de la comunidad, un cargo en el que fue investido por primera vez en 2003, si bien desempeñó el cargo de vicepresidente desde 1995.

Ahora, sin embargo, sostiene que ha llegado el momento de dar el salto a la arena nacional para seguir defendiendo los intereses de su comunidad (fue desalojado de la Presidencia de Cantabria tras la victoria del PP del pasado 22-M). 'Es importante que se oiga la voz de Cantabria en Madrid. Somos regionalistas, no nacionalistas, y vamos a las generales porque nos preocupa España y que hablen sólo los grandes', subraya.

El líder del PRC enumera multitud de temas que quiere llevar al Congreso si resulta elegido: la defensa del café para todos, la lucha contra la corrupción, la recuperación de la credibilidad de la política y el control de los nacionalistas. También, en clave regional, Revilla apunta a las infraestructura con el AVE de fondo. 'Tiene que reanudarse la política de infraestructuras que se paralizó', señala.

Aficionado a contar los entresijos de la política -sobre todo los detalles de los corrillos del día de la Fiesta del 12 de Octubre-, Revilla se ha convertido en un personaje mediático (fue colaborador de Buenafuente y luego de La noria) y popular -o populista, según sus críticos-. Un calificativo que rechaza. 'Yo digo lo que pienso', resalta el político, que pone de relieve como uno de sus méritos 'ser normal'.

El problema es que en política 'hay mucha gente estirada', señala, sorprendido de que fuera noticia ir a la Moncloa en taxi. En su tierra, dice, él va a trabajar en su Peugeot 306. Otra cosa será si viene a las Cortes.