Público
Público

Telemadrid, condenada por difamación

La cadena tendrá que rectificar por vincular a un imán con el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni todos los musulmanes son terroristas ni todos los medios de comunicación difaman. Este podría ser el resumen de la histórica sentencia la primera en este sentido desde los atentados del 11 de marzo emitida por la juez de 1º Instancia de Pozuelo, que condena a Telemadrid a emitir una rectificación en la misma franja horaria, tras acusar falsamente en el programa Objetivo al imán de la mezquita de Fuenlabrada, Mohamed El Mirabet, de ser salafista, tener vínculos con Al Qaeda y reclutar muyahidines para la Yihad o guerra santa. El fallo condena a la cadena pública madrileña a emitir una rectificación y a pagar las costas del juicio.

Titulado La Yihad en España, el programa Objetivo, presentado por Manuel Cerdán, tachaba en octubre de 2010 al demandante de 'terrorista y de adoctrinar y reclutar muyahidines', según apunta la sentencia, acusaciones que 'son inciertas y no se ajustan a la realidad'. Pese a que el propio El Mirabet aseguraba en el reportaje que 'la corriente musulmana que practica y predica es la Maliki, que no predica ni el salafismo ni el wahabismo, que nunca ha tenido ni contacto ni conexión con Al Qaeda, que nunca ha reclutado muyahidines para la yihad ni ha lanzado mensajes incendiarios en contra de Occidente'.

La sentencia, que aún no es firme, considera probado que el programa daba por hecho, sin aportar pruebas, 'que el demandante es un imán fundamentalista de ideas salafistas y que es wahabista', además de considerar a El Mirabet 'un fundamentalista directamente relacionado con el terrorismo de Al Qaeda'.

Nada más emitirse el documental, que insistía en la existencia de una docena de 'apóstoles' de la Yihad en España, la Unión de Comunidades Islámicas de España (Ucide), presidida por Riay Tatari, enviaba una carta a la directora general del ente en la que solicitaba una rectificación ante un ejercicio periodístico que 'entra de lleno en el amarillismo y la creación de una alarma social injustificada, difamando y mancillando el honor de varios imames, sin ninguna prueba sustancial'.