Público
Público

El temporal se come las playas del norte de Catalunya

Más de 100 salidas de los bomberos por lluvia, viento y oleaje

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El temporal que desde hace cuatro días golpea a Catalunya, y que no se alejará hasta mañana, fue ayer especialmente violento en el litoral de Girona. En algunas poblaciones llegaron a caer más de 200 litros de agua por metro cuadrado. El viento provocó olas de hasta ocho metros de altura que hicieron desaparecer algunas playas e incluso algunos paseos marítimos en poblaciones del Alt Empordà.

La Dirección General de Protección Civil, teniendo en cuenta la predicción del Servicio Meteorológico de Catalunya, activó ayer diferentes planes de emergencia por riesgos de lluvia (Inuncat) y por el estado del mar (Procicat) en la Costa Brava (Girona) y en la Costa Dorada (Tarragona).

El Golfo de Roses fue el punto donde el temporal fue más violento. La alcaldesa de Roses, Magda Casamitjana, aseguró que 'todas las playas de la población han desaparecido' y que se tuvo que cerrar el acceso al paseo marítimo y pedir a los peatones que no se acercaran a primera línea de mar, según la agencia catalana de noticias ACN.

A parte de las grandes olas, la tormenta también provocó que algunos ríos se desbordaran, como ocurrió en La Junquera, y que varias carreteras se tuvieran que cortar. Los Bomberos de la Generalitat realizaron una veintena de salidas, sobre todo para sacar el agua de bajos y garajes inundados, pero también para rescatar a algunas personas, como ocurrió en Montagut i Oix (Girona), donde los cuatro pasajeros de un coche que quedó aislado entre dos rieras fueron rescatados por un helicóptero. Sólo en cuatro días, los bomberos ya han hecho unas 470 salidas.

Ayer se fueron cerrando y abriendo varias carreteras catalanas y se tuvo que cortar un carril de la N-II en Agullana (Alt Empordà, Girona) durante toda la mañana. La crecida del río Anoia, a su paso por Martorell, se llevó el domingo algunos coches de un aparcamiento que había habilitado el ayuntamiento en el cauce derecho del río. Afectados y partidos de la oposición acusaron a la alcaldía, pero el consistorio culpó a la Generalitat por no haber previsto nunca la canalización del río Anoia. El Govern se defendió recordando que ya multó con 30.050 euros al Ayuntamiento de Martorell por habilitar otro aparcamiento en el cauce izquierdo del mismo río.

Las lluvias afectaron el turismo en pleno puente y se produjeron cancelaciones de última hora por miedo a la tormenta. Los hoteles de la Costa Brava son los que resultaron más perjudicados por el mal tiempo, mientras que los de los Pirineos y el Valle de Arán no lo notaron tanto, registrando, en algunos casos, una ocupación de 80%.