Público
Público

El temporal de lluvia y viento causa graves daños en Tarragona

Los bomberos efectuaron 575 salidas y en algunas carreteras fue obligatorio el uso de cadenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

El temporal de lluvia, viento y nieve azotó ayer con fuerza el área mediterránea, aunque fue Catalunya la que salió peor parada. Allí, los Bomberos de la Generalitat tuvieron que intervenir en más de 500 ocasiones, la mitad de ellas en la provincia de Tarragona.

En Prades (Baix Camp) se registraron hasta 122 litros de agua por metro cuadrado. Salou fue el municipio más castigado por la lluvia (algo que no sorprende a sus vecinos, ya que gran parte de sus calles están por debajo del nivel del mar y suelen inundarse con frecuencia) pero, sobre todo, por un tifón que provocó importantes destrozos. El Ayuntamiento solicitó la declaración de zona catastrófica. Las precipitaciones obligaron también a cerrar la estación de tren, lo que supuso el corte de la línea ferroviaria Barcelona-Valencia. No obstante, el servicio fue reestablecido a mediodía. La tormenta afectó, además, al suministro eléctrico.

En Barcelona, las lluvias también causaron el desprendimiento de rocas en la montaña de Montserrat, lo que afectó a la catenaria del tren cremallera que une Monistrol con el Santuario de Montserrat. El servicio quedó suspendido.

En Lleida, los servicios de emergencia activaron desde primeras horas de la mañana un plan especial ante el riesgo de fuertes nevadas en las zonas de alta montaña. En concreto, en las comarcas de Vall d’Aran, la Alta Ribagorça y el Pallars Sobirà, en el Pirineo. Las previsiones apuntan a la posibilidad de que hoy se acumulen grosores de nieve superiores a 20 centímetros en cotas superiores a los 1.000 metros, y a los 800 en la vertiente norte de los Pirineos.

Una de las carreteras más afectadas por las nevadas fue la C-28, que estuvo cerrada por la intensidad de las precipitaciones en algunos tramos. Fue obligatorio el uso de cadenas en la N-230, a la altura de Vielha, y también en el port de la Bonaigua.

A pesar del temporal, no se registró ningún accidente mortal en las carreteras de Catalunya, hasta el cierre de esta edición. En algunos puntos sí hubo importantes retenciones de tráfico. Una de las más destacadas fue tras un choque múltiple entre siete vehículos en la C-58 en Barcelona, en un punto cercano al nudo de la Trinitat. El siniestro provocó siete kilómetros de retenciones en esta vía de acceso a la ciudad de Barcelona.

Mientras, en Baleares, el puerto de Palma permaneció cerrado durante 13 horas por las fuertes ráfagas de viento. A las 16.30 horas el servicio portuario reinició su actividad. En la Comunitat Valenciana, las lluvias dejaron más de 50 litros de agua por metro cuadrado en algunos municipios de Castellón; hasta 30, en la provincia de Valencia; y 20 litros, en pueblos de Alicante. La Agencia Estatal de Meteorología prevé que las lluvias se prolonguen hoy durante la primera mitad del día.