Público
Público

El temporal de viento, fuerte oleaje y nieve deja un muerto

El viernes remitirán todas las alertas, excepto las costeras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 'riesgo extremo' por oleaje que tuvo en jaque al litoral gallego disminuirá a lo largo de la jornada de hoy, aunque la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene la alerta naranja para todas las provincias del norte (desde Euskadi hasta Galicia) y también para el archipiélago canario.

A falta de lluvias, la nieve y el viento serán los dos fenómenos que más afectarán hoy al interior de la Península. Se encuentran en alerta Galicia, Asturias, Castilla y León, Aragón, Navarra, Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha. El viernes, el riesgo de viento y nieve desaparecerá del interior, y los vendavales y el oleaje afectarán sólo a la costa.

2.000 niños sin colegio

El mar de fondo, el viento, la nieve y la lluvia dejaron un muerto en el archipiélago canario y más de 2.000 niños sin clase en Galicia y Castilla y León a causa de la nieve, informa Efe. Con 626 ausencias, Zamora fue la provincia que más dificultades tuvo con el transporte escolar. La nieve y el hielo impidieron el desplazamiento de los alumnos a ocho centros educativos, en el noroeste de la provincia.

En Canarias, el cuerpo sin vida de un hombre fue localizado en una zona rocosa de Puerto Santiago, en el municipio tinerfeño de Santiago del Teide, el mismo lugar donde el martes había desaparecido un varón de 33 años debido a un golpe de mar, según fuentes del 112. Los servicios de emergencias no pudieron confirmar que el cadáver encontrado perteneciese al joven, de origen polaco y que había caído al mar a última hora del martes. 'Tenemos que esperar a la identificación judicial, pero se ha encontrado en la misma zona', apuntó un portavoz del 112.

La flota, amarrada

El mar de fondo también dio problemas en Lugo, donde hubo que amarrar la práctica totalidad de la flota, tanto de arrastre como de bajura, según la Cofradía de Pescadores de Burela, la más importante de la costa cantábrica gallega.

Aunque ayer hubo menos mar de fondo que los días anteriores, armadores y pescadores hicieron caso a las previsiones adversas. Los únicos barcos que salieron a faenar fueron aquellos de artes menores que se dedican a la pesca artesanal y que trabajan al abrigo de las rías.

Además, el barco Madre Amelia, que ayer acabó varado sobre unas rocas después de que se rompiese la cadena que lo amarraba, fue reflotado y conducido al muelle de Corcubión (A Coruña), donde fue necesario utilizar tres bombas para achicar el agua de su interior.