Público
Público

La tensión se dispara entre los afines a Chacón y los de Rubalcaba

La exministra de Defensa ultima para el sábado la confirmación pública de su candidatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tensión soterrada que se vive en el PSOE entre los partidarios de Alfredo Pérez Rubalcaba y los de Carme Chacón volvió a dispararse ayer, a escasas fechas de que la exministra de Defensa confirme públicamente su propósito de disputar al exvicepresidente del Gobierno el liderazgo del PSOE, anuncio que ultima para el sábado, según ha podido saber Público.

Fuentes próximas a Chacón sostienen que aún 'no está decidido' el día, pero la Plataforma de los 30, en la que se ha encuadrado la exministra, ya tiene activado su dispositivo para proceder al día siguiente a la recogida de los avales necesarios para ser precandidata, un mínimo de 25 firmas de los miembros del Comité Federal, que precisamente se reunirá el domingo por última vez antes del 38º Congreso.

'No combatimos suficientemente la corrupción', dice Cristina Narbona

Aunque por ahora sólo existe oficialmente una candidatura, la de Rubalcaba, ayer bastó una frase para desencadenar un nuevo episodio de enfrentamiento público entre los dos sectores del PSOE que encarnan. El detonante fue una afirmación: 'No hemos combatido suficientemente la corrupción'. Así figura en el documento Por un nuevo PSOE, que Cristina Narbona convirtió ayer en el quinto foro de debate dentro del manifiesto Mucho PSOE por hacer, del que Chacón es una de los signatarios. Aunque sólo es una frase entre más de 160, escrita como parte de la argumentación previa para justificar un decálogo de cambios en el funcionamiento interno del partido, provocó la respuesta inmediata de Rubalcaba.

'Yo sí he combatido la corrupción y buenas broncas me he ganado por eso', dijo en una entrevista en la cadena Ser. Y añadió: 'Yo he dotado unidades específicas para combatir la corrupción inmobiliaria. Ahí están los datos. Ha habido muchas y muchas operaciones, algunas muy sonadas que me costaron buenos disgustos. Es verdad que cuando eran del PP me costaban y cuando eran del PSOE, menos. Pero ha habido estos casos en los dos partidos'.

'Yo sí he combatido la corrupción, y con disgustos', le responde Rubalcaba

Rubalcaba dijo compartir con Narbona que la burbuja inmobiliaria está ligada a una 'corrupción inmobiliaria' pero, con el mencionado bagaje de su paso por el Ministerio del Interior, aseguró no sentirse 'concernido' por esta crítica. Sin embargo, la portavoz de su candidatura, María González Veracruz, expresó a Europa Press su desacuerdo con la afirmación de Narbona y advirtió de que crear 'dudas' puede generar 'algún malestar' porque se corre el riesgo 'de parecer todos iguales cuando no lo somos'.

'Tanto el PSOE como el Gobierno de Zapatero han puesto todos los medios y si han aflorado tantos casos en estos años es porque se ha trabajado', dijo subrayando su condición de diputada por Murcia, comunidad autónoma donde se han registrado muchos casos de esa naturaleza.

El exvicepresidente evita aclarar si dejará su escaño si pierde el congreso

El párrafo de la polémica, dice: 'Desde el Gobierno de la nación, pero también desde el resto de las administraciones, el PSOE, como mínimo, ha tolerado el enriquecimiento y el sobreendeudamiento asociado a la burbuja inmobiliaria, sin que se nos identifique nítidamente con otro modelo económico más sostenible y más equitativo; hemos renunciado, al menos parcialmente, a la fiscalidad como herramienta de distribución de la renta y de la riqueza, y no hemos combatido suficientemente el fraude fiscal y la corrupción. A nivel europeo, tampoco hemos defendido con la energía necesaria respuestas contundentes para frenar la especulación financiera y evitar el control de la acción política desde los mercados'.

Narbona, que redactó la ponencia para el programa que el PSOE presentó en las elecciones del 20-N, sostiene que la razón última de su fracaso 'está en la desconexión entre el partido y la sociedad', y también a la defensa de políticas 'en algunos ámbitos demasiado parecidas a las defendidas por la derecha'.

Pero, además, en el primer punto de su decálogo para recuperar la confianza de los ciudadanos, subraya: '[...] todos nuestros militantes deben demostrar con su propio comportamiento la adhesión a los valores que defendemos y, por supuesto, no sólo ser honrados, sino parecerlo, en todos los ámbitos de nuestra vida diaria. Se nos tiene que identificar como la vanguardia en la defensa y en la consolidación de los derechos y de las obligaciones establecidas en las normas, así como en la lucha contra la corrupción, el fraude y todo tipo de comportamientos insolidarios'.

Narbona, ante la reacción de Rubalcaba y su equipo, precisó que ella no dice que no se haya hecho nada, sino que se debía 'haber hecho más'. Y recordó que esta autocrítica ya se incorporó al programa para las elecciones generales y, antes, en el discurso con el que Rubalcaba anunció el 9 de julio que aceptaba encabezar la candidatura del PSOE.

El enfrentamiento de ayer, aunque sin llegar a alcanzar esa intensidad, recuerda al que se produjo a raíz de algunos juicios críticos sobre la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero recogidos en el manifiesto Mucho PSOE por hacer y que dio pie a la Carta de los 22, suscrita por ex altos cargos bajo el título Yo sí estuve allí. Dentro de la guerra de manifiestos y comunicados, ayer se dio a conocer uno en Navarra, en esta ocasión a favor de la candidatura de Rubalcaba con el apoyo de 13 firmas entre las que no figuran ni el diputado del PSN Juan Moscoso ni el secretario regional, Roberto Jiménez este se ha encuadrado en la misma plataforma que Chacón.

Ante el horizonte de un 38º Congreso con al menos dos candidaturas, Rubalcaba evitó ayer aclarar si, en caso de salir derrotado, renunciaría a su escaño en el Congreso de los Diputados. 'Ya veré', se limitó a decir durante una entrevista en la cadena Ser, en la que sí dejó claro que no se siente un mero 'apagafuegos'. También insistió en su convencimiento de que los votantes progresistas han echado en falta en el PSOE 'una voz que suene igual en todas las comunidades autónomas', afirmación que los partidarios de Chacón juzgan orientada a desgastar la candidatura de la exministra por su pertenencia al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC).

Rubalcaba viaja hoy a Asturias para recabar apoyos a su candidatura, mientras que Chacón asistirá a un acto en Valencia, donde el protagonismo recaerá en Francisco Caamaño y Chimo Puig.

Mientras, el secretario general de Madrid, Tomás Gómez, siguió alimentando ayer la posibilidad de que surja una tercera vía. En paralelo han empezado a escucharse voces que reclaman un pacto entre Rubalcaba y Chacón para evitar la división del partido, pero nadie apuesta por ese acuerdo.