Público
Público

Terapia ciudadana desde unos escaños de cartón

Concluye en Sol el 'Debate del Pueblo' sin conclusiones pero con críticas al sistema político

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se había configurado como un debate donde 'todas las personas' que quisieran hablar pudieran hacerlo. Y así fue. La Puerta del Sol acogió ayer la segunda jornada del Debate del Pueblo sobre el Estado de la Nación, y los indignados volvieron a sentarse en el suelo de la plaza sobre cartones que simbolizaban los escaños del Parlamento. Les rodeaban, además, unos pilares hechos de papel en los que podían leerse algunos de los emblemas de Movimiento 15-M: 'Sanidad pública', 'Vivienda digna', 'Empleo digno, protegido y con derechos' o 'Pensiones dignas'.

No se vieron los habituales esfuerzos para encontrar consensos, pero tampoco se trataba de eso. La moderadora lo advirtió al principio del debate: 'Esto no es una asamblea decisoria' y recordó que era un foro abierto.

El profesor Jaime Pastor defiende la legitimidad del 15-M frente a las urnas

A diferencia del debate oficial, la convocatoria de los indignados siguió una estructura basada en intervenciones explicativas las de ayer centradas en política y ciudadanía seguidas de un turno de palabra público. No se escucharon propuestas asumidas por el Movimiento 15-M para que lleguen a serlo tendrían que ser aprobadas en una asamblea general, sino reflexiones 'libres' e 'individuales' de decenas de las alrededor de 500 personas que volvieron a reunirse a escasos 300 metros del Congreso.

'No existe sólo una alternativa, la política consiste en poder elegir'. El profesor de la UNED y participante en la asamblea de Chamberí Jaime Pastor apuntó una de las primeras ideas que se escucharon ayer y afirmó que el15-M 'tiene derecho a imponer su legitimidad social frente a la legitimidad electoral de los gobiernos'. Poco después habló de la pertinencia de 'volver a plantear la necesidad de una segunda Transición' que siente las bases de una democracia 'participativa', 'inclusiva' y 'transnacional'. Otro asistente, José Manuel, habló de la importancia de 'exigir buenas prácticas políticas a todos los gobiernos, para evitar que se sigan produciendo los habituales atropellos'.

El catedrático VíctorSampedro cree que se intenta estigmatizar el Movimiento

Aunque en la convocatoria se apuntaba hacia la política como principal tema de debate, las críticas a los medios de comunicación y a los periodistas se escucharon en muchas de las intervenciones. El catedrático de Comunicación Política Víctor Sampedro aseguró que los medios primero ignoraron el movimiento, después lo minusvaloraron diciendo que iba a desaparecer y acto seguido lo estigmatizaron calificándolo de 'suciedad democrática'.

'No acaban de entender que ya no somos audiencias ni votantes pasivos, sino públicos ciudadanos dispuestos a hablar y a hacer política. No somos consumidores, sino que nosotros cocinamos las cuotas de información que queremos recibir', aseguró. 'Nosotros nos autoconvocamos con nuestros propios medios y nuestras propias voces', amplió más tarde otro indignado.

El recuerdo al sufrimiento del pueblo libio también estuvo presente en el encuentro. En el receso previo a la segunda parte, intervino el activista sirio Ali Rustom, que pidió para Libia el apoyo social y no militar del pueblo español.

En la recta final del debate, el improvisado hemiciclo de Sol se convirtió en una tribuna libre en la que colectivos, plataformas y ciudadanos independientes ofrecieron sus puntos de vista sobre el sistema político, la crisis económica o la realidad social. Un vecino del barrio madrileño de Carabanchel tomó la palabra para ensalzar la importancia del movimiento vecinal como 'espacio de lucha'. 'Durante veinte años autogestionamos las fiestas de nuestro barrio', aseguró, antes de emplazar a los presentes a hacer de la oposición a la privatización del Canal de Isabel II una de las banderas del Movimiento 15-M en Madrid.

Por su parte, un representante de la SOS Racismo pidió el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) de forma 'inmediata' porque aseguró que en esos espacios 'no se cumplen las condiciones mínimas de asistencia sanitaria'.

Dos integrantes de Juventud Sin Futuro uno de los colectivos que iniciaron las protestas en la capital también tomaron la palabra y aseguraron que la ciudadanía 'no es un concepto vacío'. La plataforma Democracia Real Ya también tuvo su espacio en el debate. Carlos Paredes, uno de sus portavoces, defendió las iniciativas de legislación popular. Acabó su intervención al grito de '¡Queremos una democracia real ya!' y decenas de manos se agitaron en el aire como símbolo de aprobación.