Público
Público

Termina en menos de una hora la primera sesión del juicio por el Yak-42

Se juzga a la compañía aérea ucraniana y la contratista alemana con las que gestionó el vuelo el ex ministro Trillo. La ausencia del contratista del vuelo indigna a los familiares.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La primera sesión del segundo juicio civil por el accidente del Yak-42 que se estrelló en Turquía el 26 de mayo de 2003 en el que murieron 62 militares españoles cuando regresaban de Afganistán comenzó a las 10:15 horas y una hora después ya había concluido ante la ausencia del representante de la empresa Chapman Freeborn, la contratista del vuelo.

La expectación estaba centraba en la declaración de Russi Batliwala, el representante legal de Chapman Freeborn, pero no se ha presentado por causas que su abogado ha dicho desconocer.

En la sesión de hoy sólo declararon, como estaba previsto, dos militares compañeros de los fallecidos y un amigo de una de las víctimas. Eran los militar Sergio Manzanos y Fermín Pérez, que en el momento del accidente estaban destinados en el Ala 31 y la EADA del Ejército del Aire, en Zaragoza, y que viajaron en el vuelo de ida a Afganistán sin recibir ningún tipo de billete.

El abogado Javier Hernández, representante de las familias, ha señalado antes de comenzar la vista que esperan justicia y ha comentado que las indemnizaciones que se solicitan se elevan a un total de 64 millones de euros.

Los familiares están cansados

Eudald Vendrell, otro de los abogados de la Asociación de Familias de las Víctimas del Yak 42, ha señalado que los familiares están cansados, agotados y decepcionados por la lentitud del proceso judicial, aunque también esperanzados con que se pueda ir avanzando.

En este sentido, ha añadido que esperan que se dicte una sentencia clara sobre las causas y responsabilidades del accidente, y que se determine que hubo negligencia en el vuelo y se señalen las indemnizaciones que las familias reclaman.

Al final de la breve sesión, los familiares se han mostrado indignados por al ausencia del representante de Chapman, al que han calificado como un 'sinvergüenza declarado', un 'impresentable', que por segunda vez 'ha tomado el pelo' a la justicia española.

El juicio continuará mañana, día 2 de febrero, con los testimonios de otros militares y los representantes de las empresas implicadas en este juicio, del que las familias de las víctimas esperan quede demostrado la responsabilidad civil de las citadas empresas ante las deficiencias del avión.

Este juicio se celebró por primera vez en la capital aragonesa en enero de 2006 y el juez Ángel Dolado consideró culpables a las empresas y estableció una indemnización de unos diez millones de euros, muy lejos de los 60 millones que pidieron las familias.

Sin embargo, la Audiencia Provincial de Zaragoza declaró nulo el juicio (el juez fue recusado) al entender que una de las empresas juzgadas, Chapman Freeborn, no había sido emplazada correctamente.

El primer juicio se celebró en una sala especial de la Feria de Muestras de Zaragoza.

Hasta el próximo jueves está previsto que declaren trece personas, entre testigos y peritos citados por las partes.