Público
Público

Un "testaferro" de Roca admite un pelotazo de 6,3 millones

Hoffmann afirmó conocer al cerebro del caso Malaya de "hola y adiós"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un intento de abordar la inmensa maraña corrupta de forma racional, el juicio del caso Malaya está dividido en bloques. Tras las cuestiones previas de los 95 imputados todas rechazadas, ayer comenzó el bloque del blanqueo. Aunque en esa materia el gran señalado es Juan Antonio Roca, cerebro de la trama, el fiscal no empezó por él los interrogatorios, sino por el abogado que el juez instructor, Miguel Ángel Torres, consideraba su 'testaferro internacional', Juan Hoffmann, que se juega diez años por blanqueo.

Este admitió en lo esencial el pelotazo de 6,3 millones de euros investigado en la operación Crucero Banús una subtrama del festín marbellí, aunque dijo que la alambicada fórmula jurídica era legal y 'habitual'. Según el fiscal, Roca, Hoffmann, el ex comisario policial Florencio San Agapito y el ex edil Pedro Román montaron una empresa en Suiza que compró otra, a su vez propietaria de unos terrenos que pasaron tras un convenio de 500 metros cuadrados de edificabilidad a 11.000. En dinero, los terrenos valían cuatro millones cuando fueron comprados en 2001 y más de diez cuando fueron vendidos en 2002.

Roca, el único imputado ya en prisión y para el que el fiscal pide 30 años, oyó desde el banquillo decir a Hoffmann que lo conocía 'de hola y adiós'. Aunque marcó distancias, el abogado no se cebó con él y afirmó desconocer si empleó su fuerza en el ayuntamiento para forzar el convenio de Crucero Banús.

Roca testificará probablemente en último lugar dentro de este bloque. El principal acusado podría buscar una rebaja de pena a cambio de aceptar los hechos y desmontar coartadas.