Público
Público

Una testigo asegura que Samuel estuvo pegado al móvil la noche del crimen

El cómplice de 'El Cuco' recibió unas cinco llamadas al móvil. Los padres de Marta ven el caso muy "enredado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una testigo ha dejado sin muchas salidas a Samuel Benítez, supuesto cómplice en el asesinato de Marta del Castillo. El testigo afirma que el acusado estuvo con su ex novia y unos amigos en Montequino y 'constantemente pendiente del teléfono móvil'.

La testigo, que ha declarado protegida por una mampara, ha señalado que, tras estar en un cumpleaños en Condequinto hasta las 19,15 horas del día 24 de enero, se marcharon a cenar y, sobre las 23,00 horas, se marcharon a un pub. Ha precisado que entre que concluyó el cumpleaños y fueron a cenar no vio a Samuel.

Una vez en el pub, Samuel 'recibió unas cinco llamadas' y salió del pub 'para hablar, unos cinco o diez minutos cada vez', lo que le llamó la atención. 'No paraba con el móvil, ni cenando ni en el pub, estuvo continuamente mirando el teléfono', ha señalado esta testigo, quien también ha destacado que Samuel 'no llevaba dinero, únicamente el dinero justo para coger el autobús'. Así, no vio que el acusado empleara ese día un coche.

Otro testigo ha dejado sin muchas salidas a Francisco Javier Delgado, Francisco Javier Delgado, el hermano del autor confeso del crimen, que en la noche del crimen le dijo que 'algo gordo se le venía encima'. 'Le pregunté sobre esto, y me dijo que ya me enteraría', ha añadido.

En la novena sesión del juicio por la desaparición y el presunto asesinato de la joven, este testigo, amigo de Francisco Javier, ha indicado que, tras la desaparición de Marta, el hermano de Miguel Carcaño le dijo 'también que quería dejar el bar', en una conversación en la que estuvo presente María García.

No obstante, ha dejado claro que Francisco Javier ya le había comentado alguna vez su intención de dejar el local que regentaba junto a otros dos socios, 'porque no podía llevarlo todo'.

Por su parte, los padres de la joven desaparecida han admitido que no están satisfechos con el transcurso del procedimiento, porque consideran que el caso está 'cada día más enredado por las versiones y contradicciones'. Antes de la novena sesión del juicio, Antonio del Castillo deseó que 'cada uno diga la verdad, como siempre digo, y que nadie tenga que encubrir a nadie'. 'Que digan dónde estuvieron y las horas correctas, no esperamos más que eso', ha subrayado.