Público
Público

Otro testigo ratifica la conducción temeraria de Ortega Cano

Señala que el coche del torero adelantó a dos vehículos en línea continua poco antes. La defensa pone en duda el testimonio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Prosigue la toma de declaraciones ante el juez de Instrucción número 9 de Sevilla sobre el accidente de tráfico que acabó con la vida de Carlos Parra en la colisión con el ex torero y ganadero José Ortega Cano. Hoy un testigo ha asegurado que un vehículo 'sin ninguna duda' como el conducido por Ortega cano hizo poco antes del accidente y a unos cinco kilómetros un doble adelantamiento en línea continua y a 'gran' velocidad.

Por su parte, la defensa ha puesto en duda los informes de velocidad de la guardia civil y el testimonio del conductor que denunció su comportamiento temerario.

El testigo que ha declarado hoy ha asegurado ante el juez instructor que se encontraba circulando en su turismo cuando, otro vehículo que ha identificado como el conducido por Ortega Cano, le adelantó tanto a él como a una furgoneta blanca que circulaba delante 'a gran velocidad', todo ello en un tramo de carretera situado en curva y donde estaba prohibido adelantar al existir línea continua.

Por su parte, El abogado del torero, Enrique Trebolle, ha dicho a los periodistas que el testigo que circulaba detrás del fallecido en la colisión, a las 22.30 horas del pasado 28 de mayo, ha sido contundente al afirmar al juez que ambos llevaban una velocidad uniforme de entre 80 y 90 kilómetros por hora.

Ello contradice el peritaje de la Guardia Civil que ha situado la velocidad de la víctima, Carlos Parra, en 50 kilómetros hora y la del torero en 125 kilómetros/hora, por encima de los 90 autorizados en la carretera donde ocurrió el siniestro.

Si la Guardia Civil 'ha fallado en el cálculo de la velocidad de Carlos Parra, también puede fallar en la de Ortega Cano', según el letrado, quien ha anunciado que está preparando su propio informe pericial sobre la colisión ocurrida en una carretera próxima a Castilblanco de los Arroyos (Sevilla).

El testigo ha afirmado al juez de instrucción 9 que Ortega Cano, que llevaba las luces largas, circulaba 'correctamente' por su carril pero a unos 40 o 50 metros del lugar del impacto se introdujo repentinamente en el contrario, lo que según el letrado 'coincide fundamentalmente' con lo declarado por el torero de que le dio un vahído que le hizo perder el conocimiento.

La defensa del torero resta validez a los testimonios de los testigos

La defensa del torero también ha restado validez a este testimonio porque el lugar de dicho adelantamiento, conocido como Barranco Hondo, está a más de cuatro kilómetros del punto del accidente, por lo que el conductor 'tendría que haber circulado a 300 kilómetros por hora para llegar en un minuto', lo que no puede hacer 'ni Fernando Alonso', ha comentado irónicamente Trebolle.

Además, el testigo ha afirmado que ningún vehículo circulaba en sentido contrario y que no puede determinar la velocidad de Ortega Cano, por lo que la defensa ha cuestionado que hubiese 'un peligro concreto' para la seguridad del tráfico.

No opinan así los abogados Luis y Andrés Romero, que representan a la familia del fallecido, quienes han asegurado que el relato de los dos testigos de hoy, que es 'más objetivo que el del imputado' permite deducir la 'culpabilidad' de Ortega Cano y su comportamiento 'negligente, imprudente y temerario'.

El juez ha ordenado que los dos coches implicados en el siniestro, actualmente depositados en desguaces de Madrid y Burguillos (Sevilla), se conserven durante otros tres meses.