Público
Público

Los textos homófobos que delataron al candidato del PP

Dimas Cuevas, ex director de un diario regional, aspira al Senado envuelto en una agria polémica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el caso Dimas Cuevas no encaja eso del verba volant. Que si creo que pudo haber dicho, que tal vez comentó. Sólo cabe el scripta manent. Lo escrito te delata y permanece hasta el final. No muere, por mucho que uno se esfuerce en empuñar el borrador más poderoso del mercado.

Dimas Cuevas, el periodista y director durante once años de La Tribuna de Albacete, desearía haber tenido ayer ese borrador, ese virus letal contra las hemerotecas. A primera hora de la mañana, la cadena Ser voceaba que él, hoy candidato del PP al Senado por Albacete y fichaje personalísimo de la líder regional, María Dolores de Cospedal, llevaba años echando pestes de la paridad y los matrimonios gays. Saltó la liebre. Y asalto a los archivos de La Tribuna, antes y después de la llegada a La Moncloa del PSOE.

Hay de todo. Decía Cuevas el 3 de octubre de 2004: “Las bodas de lesbianas tendrán que incluir diversas variedades de tortillas, y de postre, bollitos con nata; y los convites para homosexuales serán a base de quimbos, perritos calientes y plátanos al horno [...]. Si se casan dos mariquitas y uno es muy, pero que muy mariquita, igual no pone pegas a colocarse las ligas, pero puede que acabe haciendo un strip-tease por las escaleras”. Última puntada del citado artículo: “Si la palmo antes de lo previsto, prohíbo que den a mis chiquillos en adopción a ningún matrimonio de gays, lesbianas o mediopensionistas. Sólo falta que los traigamos al mundo, los criemos y los eduquemos para que luego acaben los pobres rodeados de cualquier cosa”.

Sobre la igualdad de hombres y mujeres, cuarto y mitad de lo mismo. En octubre de 2001, Dimas zurció este arranque: “La propuesta de paridad democrática lanzada por nuestro presidente regional [José Bono en aquel momento] me parece, más que una paridad, una parida [...]. Si ha de haber paridad para las mujeres, que la haya para los altos y los bajos, los listos y los tontos, los depresivos y los optimistas”.

“Carácter satírico y jocoso”

El pasado 30 de enero, Cuevas se despedía de sus lectores auténtico. Éste era su particular acto de contrición: “Jamás he firmado algo en lo que no creyera”. Para los despistados.

Ayer, el candidato no dio muestras de querer recular. En todo caso, un poquito. En un comunicado, se agarró al “legítimo derecho a la libertad de expresión” para defender sus artículos “de carácter satírico y jocoso, como otros muchos”. De hecho, “nunca hubo ninguna actuación judicial” contra ellos. Cuevas habló de manipulación “torticera” del PSOE y la Ser de “un comentario humorístico sacado de contexto”. No se ve “homófobo” o “machista” y, en todo caso, se “disculpa” por si algún colectivo se ha sentido ofendido.

Pues sí se dio por aludida la Federación de Gays. Y el PSOE juzgó “preocupante” y “escandaloso” el salto a la política del periodista. Bono ironizó con que el PP incluya a Cuevas y excluya a Gallardón. De Cospedal pidió perdón y salió como pudo: “Sus opiniones no me gustan demasiado, pero eso no empaña su magnífica trayectoria”.

Lo dicho. Scripta manent. Lo que está escrito no desaparece nunca. Jamás.