Público
Público

La tibieza con Marruecos alimenta el malestar socialista

Líderes territoriales critican en privado la gestión de la crisis y afiliados de base impulsan un manifiesto. Zapatero defiende su actuación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El descontento en el PSOE por la actuación del Gobierno tras el desmantelamiento del Campamento Dignidad está cada vez más extendido. Diversos barones territoriales consultados por Público critican en privado la gestión que se ha hecho de la crisis en el Sáhara y temen que 'se frene la remontada' que se inició tras el cambio de Gobierno.

En público, quien se ha expresado con mayor claridad es Izquierda Socialista (IS), que reclama 'una acción decidida' del Ejecutivo. A ello se suma una iniciativa puesta en marcha por militantes de base, que instan en un manifiesto al 'compañero' José Luis Rodríguez Zapatero a realizar 'una condena firme y explícita' de los actos cometidos por Marruecos desde 1975. Las críticas internas, sin embargo, no parecen hacer mella en el ánimo del presidente, que ayer volvió a defender ante la cúpula de su partido la actuación del Gobierno en esta crisis.

Temor entre los barones a que 'se frene la remontada' del último mes

Lo contrario piensan los afiliados del PSOE que constituyeron la Plataforma de Militantes Socialistas por un Sáhara Libre y promueven un texto en el que condenan 'enérgicamente la sangrienta agresión' de Marruecos al pueblo saharaui y que harán llegar a la dirección de la formación. Con más de 800 seguidores en Facebook, apelan a la 'tradición' y al 'ideario' socialista, para condenar 'contundentemente las últimas violaciones de los derechos humanos' de Marruecos.

Más prudentes, pero también críticos, se muestran en Izquierda Socialista. La dirección demanda una 'acción decidida' del Gobierno encaminada a 'exigir el esclarecimiento de los hechos y el respeto a los derechos humanos', así como la adopción de 'medidas efectivas encaminadas a la realización del referéndum para la autodeterminación del Sáhara', según explicó el diputado José Antonio Pérez Tapias. Por otro lado, IS también reclama al PSOE y al Gobierno que condene la agresión marroquí al pueblo saharaui, 'exigiendo una colaboración activa en el marco de la ONU para la justa resolución del conflicto'.

Marcelino Iglesias dice que la situación 'se ha clarificado mucho' estos días

La dirección socialista observa con 'preocupación' la crisis abierta en El Aaiún, aunque insiste en evitar el término 'condena' aparentando cierta sensación de alivio al desvelarse los primeros datos contrastables sobre el asalto al Campamento Dignidad.

La ejecutiva federal del PSOE dedicó ayer buena parte de su tiempo a encarar la situación en el Sáhara, siguiendo el análisis político que trasladó Zapatero. El presidente defendió la respuesta del Gobierno a lo largo de esta crisis asegurando que el Ejecutivo actuó 'correctamente', llamando a la prudencia y sujetando cualquier adjetivo crítico contra Marruecos, aunque admitió la 'dificultad' de explicar los hechos por la especial sensibilidad de la opinión pública con este tema. Así, pidió un mayor esfuerzo explicativo al PSOE.

En esta línea, el secretario de organización socialista, Marcelino Iglesias, reconoció que 'todavía quedan cosas por conocer', dado que la información recogida sobre el escenario dista mucho de ser completa, aunque, según aseguró, los primeros detalles muestran un panorama 'bastante diferente' al que se pronosticaba en los primeros días de la crisis, cuando se habló de 'masacre y centenares de muertos y desaparecidos'.

Activistas saharauis toman la sede del PSOE de Valencia como protesta

Según Iglesias, la situación 'se ha clarificado mucho' en cuanto al número de víctimas mortales 11 marroquíes y dos saharauis, uno de ellos con DNI español, a pesar de que no se han esclarecido las numerosas denuncias por detenciones ilegales y torturas practicadas por las fuerzas de seguridad de Marruecos que cita la ONG Human Rights Watch, cuyo informe invocó Iglesias para subrayar la coincidencia con los datos de los que dispone el Gobierno español.

Los socialistas afrontan ahora el reto de restañar la herida abierta con el Frente Polisario, que les ha dado la espalda, tarea para la que han comisionado a la responsable de Política Internacional del PSOE, Elena Valenciano, que se reunirá este jueves con varias plataformas de apoyo al Sáhara para tratar de justificar la posición del Ejecutivo español.

Unos 20 jóvenes ocuparon ayer pacíficamente la sede del PSOE valenciano para reclamar que el Gobierno asuma su responsabilidad en el conflicto. 'Esta oficina está ensangrentada' fue uno de los lemas que corearon para evidenciar su indignación contra el partido que, según aseguraron, trata con 'hipocresía' la cuestión saharaui, informa Belén Toledo.

Los jóvenes fueron recibidos por el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, al que exigieron que hiciera un llamamiento a su partido en Madrid para que 'condene los asesinatos de los menores en las zonas ocupadas' y se cumplan las resoluciones de la ONU, según la portavoz del grupo, Nadira Mohamed. Al cierre de esta edición, los activistas permanecían en el edificio y mostraron su intención de quedarse a pasar la noche.