Público
Público

Tomás Gómez: "Buscamos el apoyo de los moderados"

El secretario general del PSOE de Madrid afirma que "el proyecto de 2007 no tenía nada que ver con los ciudadanos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Le tiene dicho a Tomás Gómez su madre –doblemente sabia, por mujer y por madre– que “cada momento tiene su afán”. Después de un año de prácticas como secretario general del PSOE de Madrid, cuyo liderazgo asumió tras la renuncia de Rafael Simancas por el varapalo en las elecciones autonómicas y municipales de 2007, el afán que se plantea en vísperas de su reelección –el sábado– es relanzar el proyecto socialista para hacer realidad su proclama de que “2011 va a ser el año del cambio en Madrid”. Por azar o por simbolismo ha escogido la sede socialista más cercana a la de la Presidencia de la Comunidad, a escasa distancia de la Puerta del Sol, para recibir a Público.

Sus detractores le reprochan no haber tenido la proyección pública que se espera del líder de los socialistas madrileños. ¿Acepta la crítica?

Acepto todas las críticas cuando son constructivas. En este año teníamos que afrontar las elecciones generales, que eran complicadas porque el PP ha intentado que Madrid fuera la causa de la derrota del PSOE y Madrid aguantó el envite de forma razonable. Además, un proyecto político no nace de la noche a la mañana y hemos tenido más de 600 reuniones con entidades ciudadanas. Este fin de semana nace el nuevo Partido Socialista de Madrid, con un proyecto para que se sientan cómodos en él la mayoría de los madrileños. Esta vez vamos en serio.

Un grupo encabezado por el diputado Elviro Aranda amaga con presentar una candidatura alternativa. ¿Va a tenderle la mano para integrarle en la dirección?

El que celebramos este fin de semana no es un congreso de pactos, ni de familias, ni de cuotas de poder. El grupo de compañeros que se autodenominan simanquistas no puede ni debe funcionar como una familia política en un tiempo en el que las familias han desaparecido en el PSM. Esa es una de las causas por las que no hemos obtenido los mejores resultados electorales. Animo a los que quieran a presentar su candidatura porque este es un partido democrático.

Desde ese sector se le acusa de girar a la derecha…

Eso es absolutamente incierto. Aquí no hay ningún giro a la derecha. Tenemos posiciones progresistas, propias de una sociedad moderna. El único giro es hacia la búsqueda de la confianza de la mayoría de los ciudadanos en esta región, lo que vamos a hacer con un proyecto serio y una oposición responsable y con alternativas. De hecho, hemos tendido y vuelvo a tener la mano a Esperanza Aguirre para relanzar la economía madrileña.

Quienes formulan esa censura la fundamentan en su planteamiento favorable a la educación concertada. ¿Puede aclarar su posición?

La posición del PSOE de Madrid es una apuesta inequívoca y clara por la educación pública. Pero también es cierto que fuimos los socialistas, con Felipe González y José María Maravall, los que creamos la educación concertada. Somos amigos de la educación pública, pero no somos enemigos de la concertada. Simplemente hemos ajustado la posición del socialismo madrileño a la del conjunto del PSOE. Nuestra prioridad es mantener un alto nivel de calidad en la educación porque Esperanza Aguirre es un riesgo para la calidad de vida de los madrileños, para su educación y para su atención sanitaria.

Hablando de la sanidad, los críticos también le reclaman una posición más contundente en defensa del sistema público.

Nuestra apuesta, como en la educación, es por un sistema de calidad, que es lo contrario de lo que hace el PP. Defendemos exactamente lo mismo que hacen nuestros compañeros en las comunidades donde gobernamos: utilizar de la mejor manera los impuestos para que reviertan en los mejores servicios. La sanidad es el gran fracaso de Esperanza Aguirre.

Acostumbra a decir que el del PP es un proyecto agotado, pero Aguirre y Gallardón les ganan elección tras elección…

Es un proyecto agotado porque la Comunidad y el Ayuntamiento no se ocupan de los ciudadanos. El único objetivo de Aguirre y de Gallardón es utilizar las instituciones para sus carreras personales. Madrid es la Comunidad más solidaria y, a pesar de ello, se está convirtiendo en antipática al resto. Tenemos vocación de liderar no sólo el resto del país, sino de ser líder de Europa. El vuelo de Aguirre es de muy corto alcance y Madrid necesita un líder de altas miras que, además, esté cerca de los ciudadanos.

¿Cómo es posible que los estudios digan que la mayoría de los madrileños se ubican en el centro o centro izquierda y las mayorías electorales sean de derechas?

Los madrileños son progresistas moderados y huyen de la confrontación. Tenemos fugas de esos electores, que son los naturales del PSOE. En nuestro proyecto se van a sentir cómodos los votantes de izquierdas, pero también los que ahora no nos votan y a los que vamos dar solvencia para recuperar su fidelidad.

¿Cómo explica la derrota sin paliativos de 2007?

El PSM defendía un proyecto que no tenía nada que ver con los ciudadanos. Si yo hubiera defendido en mi ciudad, en Parla, las mismas posiciones que defendía el PSM a nivel regional a lo mejor estaría en la oposición. No fuimos capaces de modernizarnos y adaptarnos a los ciudadanos, no teníamos un discurso en inmigración, no teníamos un discurso que despertase confianza en educación porque los ciudadanos entendieron que si ganábamos cerrábamos los colegios concertados... Además, para ganar hay que contar con los mejores proyectos y los mejores equipos.

¿Será usted el candidato autonómico en 2011?

Esa decisión no me corresponde a mí, pero estaré dispuesto a serlo si lo deciden mis compañeros. Ahora me preocupa que el PSM sea un partido fuerte, con implantación social y al que los ciudadanos miren todas las mañanas para saber qué pensamos los madrileños, un partido respetable y respetado que se pueda percibir como alternativa de Gobierno.

Zapatero anunció hace tiempo un plan de infraestructuras para Madrid y nada se sabe...

Zapatero tiene cuatro años para cumplir los compromisos que anunció durante la campaña electoral y me consta que Fomento tiene prácticamente aprobado el plan.

¿No le preocupa dar la impresión de que la oposición en Madrid se hace desde La Moncloa?

Es Aguirre la que hace oposición al Gobierno de España desde la Comunidad. En el socialismo madrileño ha habido un cambio en las formas. La anterior dirección tenía una forma de hacer oposición más basada en la confrontación y nosotros hacemos una oposición diferente, que quiere pactar y ser constructiva.

Tras el congreso de este fin de semana está previsto crear un comité de coordinación entre la dirección federal y la de Madrid. ¿No teme que eso dé la imagen de que le tutela Ferraz?

En absoluto. Estoy ansioso por una mayor conexión, connivencia y convivencia con la dirección federal. Madrid no tiene que ir a la zaga ni a rebufo, sino ser fundamental para marcar las políticas federales.

¿Es partidario de reformar el Estatuto de autonomía?

Sí, por muchas razones. La realidad de Madrid es hoy muy diferente. Tenemos casi un 17% de inmigrantes y la población ha crecido en 1,5 millones sólo en los últimos seis años. Defendemos la renta mínima de ciudadanía, profundizar en derechos sociales o crear una agenda de inmigración para que sea un potencial y no un problema de convivencia. Hay que abordar también la posición de Madrid en el conjunto del Estado.

¿Qué le parece la propuesta de financiación autonómica del Gobierno?

Es una propuesta inicial, pero un modelo en que el factor demográfico tenga importancia y haya elementos correctores en función de la dispersión es razonable. Los principios de suficiencia y autonomía son los primeros a respetar. Lo que no me parece lógico es que no se esté discutiendo la financiación local junto a la autonómica. Son los Ayuntamientos los que prestan muchos de los servicios que obtienen los ciudadanos. El Estado adelgaza, las Comunidades engordan y los Ayuntamientos se están quedando anoréxicos.

¿Y qué opina de la decisión de congelar la financiación de los Ayuntamientos?

Sólo me consta un compromiso con el presidente de la FEMP de que se va a mejorar.